Rania de Jordania: qué estudió y a qué se dedicó antes de convertirse en reina consorte de Jordania

La historia de Rania de Jordania es una de las más curiosas e interesantes de la realeza moderna, desde sus orígenes hasta su coronación como reina consorte

Rania de Jordania - Casa Real

Una fotografía de Rania, la reina consorte de Jordania (EFE)

Rania de Jordania es uno de los grandes nombres que copan los corredores del poder global y los círculos de la filantropía internacional. Nacida en una familia de modesta procedencia y ascendida a la realeza, su historia es un ejemplo de determinación, inteligencia y compasión.

Por esa fascinación que provoca, vamos a tratar de desentrañar los misterios de su vida antes de convertirse en la consorte del rey Abdullah II de Jordania, así como su impacto transformador una vez coronada reina.

La historia de Rania antes de ser la reina de Jordania

El origen de Rania de Jordania - Casa Real

Rania de Jordania luciendo un bonito mono de color morado (EFE)

Rania Al-Yassin nació el 31 de agosto de 1970, en Kuwait, en el seno de una familia palestina. Creció imbuida de la riqueza cultural de Oriente Medio, entre tradiciones milenarias y la convulsa historia política de la región. Su padre, Faisal Sedki Al-Yassin, se dedicaba a la medicina, y su madre, Ilham Yassin, fue un pilar crucial para incrustar en Rania los valores de la perseverancia y la educación desde temprana edad.

Cuando llegó el momento, la joven Rania comenzó su viaje académico. Se matriculó en la American University de El Cairo, una institución que forma a mentes brillantes de todo Oriente Medio y más allá. Allí, se especializó en Administración de Empresas, una disciplina que prepararía el terreno para sus futuros roles en el mundo corporativo y en la gestión de iniciativas sociales.

Con el diploma en la mano y la ambición profesional en mente, Rania accedió al mundo laboral. Su carrera comenzó en la banca, específicamente en Citibank y luego en Apple Inc., en Amán, Jordania. Estas experiencias le proporcionaron una sólida comprensión del negocio y la tecnología, al mismo tiempo que afinaron sus habilidades de liderazgo y su comprensión de las dinámicas globales.

¿Cuándo conoció Rania al príncipe de Jordania?

La vida de Rania daría un vuelco inesperado cuando conoció a Abdullah bin Al-Hussein, entonces príncipe de Jordania, en una cena en 1993. Su encuentro fue el inicio de una historia de amor que llegó a cautivar al mundo del corazón.

Se casaron en 1994, apenas unos meses después de su encuentro, en una ceremonia que cautivó tanto a los jordanos como a la prensa internacional. La boda marcó el inicio de su vida juntos, pero también supuso el preludió del significativo papel que Rania estaba a punto de asumir en la historia del país.

La vida de Rania de Jordania como reina

Rania de Jordania y Letizia Ortiz - Casa Real

Rania de Jordania y Letizia Ortiz saludándose (EFE)

El cambio de Rania Al-Yassin de ciudadana a consorte real comenzó en 1999, cuando su esposo ascendió al trono como Rey Abdullah II de Jordania. Rápidamente, Rania asumió el papel de Reina consorte, pero definiendo su posición de una manera singularmente activa y comprometida, que marcó un antes y un después en la percepción de la realeza en el mundo árabe.

La transformación de Rania en reina de Jordania no fue solamente ceremonial. Adoptó un enfoque activo y visible, convirtiéndose no solo como un símbolo de la monarquía, sino como una verdadera fuerza motriz para el cambio y la mejora social en Jordania. A pesar de toparse con unas cuantas críticas al principio ―tanto por su origen palestino como por su estilo moderno―, Rania ha achicado estas aguas con dignidad y determinación. Se ha ganado el respeto de millones de personas tanto a nivel nacional como internacional.

Como reina, Rania ha lanzado y apoyado numerosas iniciativas centradas en la educación, la salud, la juventud y el empoderamiento de las mujeres. Ha sido una defensora de la mejora de los sistemas educativos en Jordania, promoviendo la innovación y la tecnología en las aulas, y trabajando incansablemente para asegurar que los niños refugiados tengan acceso a una educación de calidad. Sus esfuerzos en áreas como la alfabetización temprana y el desarrollo de la primera infancia han tenido un impacto duradero en las generaciones futuras.

Sin embargo, Rania de Jordania no solo es conocida por su labor social, sino también por su elegancia y su sentido de la moda, que ha usado de manera inteligente para llamar la atención sobre su país y sus causas. Su estilo, a menudo descrito como una mezcla de tradición y modernidad, ha capturado la atención de revistas de moda de todo el mundo y la ha convertido en una figura influyente dentro de esa industria, que la ve como un auténtico referente.