Libertad de prensa

China no libera a la periodista que informó sobre el coronavirus en Wuhan

Tras cumplir cuatro años de condena, Zhang Zhan no ha abandonado la prisión, según denuncian activistas chinos

Periodista china

La periodista china Zhang Zhan

“Hasta ahora no hemos recibido ninguna confirmación de que Zhang Zhan haya abandonado la prisión y esté en casa con su familia”, explica Jane Wang, al frente de la campaña para liberar a la periodista china.

Zhang Zhan lleva en prisión desde hace cuatro años. Su delito fue informar sobre el primer brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan. En teoría, su condena se cumplía el lunes 13 de mayo, pero de momento, no hay noticias acerca de la liberación de Zhang.

“Tenemos entendido que la familia de Zhang Zhan ha estado sometida a una enorme presión y ha recibido severas advertencias de no conceder entrevistas a los medios de comunicación. Las llamadas de sus amigos también han quedado sin respuesta”, añade Wang, quien denuncia el hostigamiento al que siguen sometidos los familiares de la exabogada y periodista ciudadana china.

Evitar la censura china

Zhang, cuando había un apagón informativo en China, denunció el acoso que sufrieron otros reporteros, así como los parientes de las primeras víctimas del covid-19 en Wuhan. Ella fue capaz de subir sus vídeos a YouTube, WeChat y a la red social antes conocida como Twitter, saltándose la férrea censura china.

“La Policía ha citado al menos a un activista de Shanghái por hablar de sacar a Zhang Zhan de la cárcel el 13 de mayo con su madre. Una activista residente en Henan ha sido interceptada en una estación de tren de camino a Shanghái; quería saludar a Zhang Zhan o al menos solidarizarse con ella a las puertas de la Prisión de Mujeres de Shanghái”, relata Wang.

Desaparecida

Según recuerdan en Amnistía Internacional, la joven china desapareció el 14 de mayo de 2020 y unos días más tarde se descubrió que estaba detenida en una prisión en Shanghái (a unos 840 kilómetros de Wuhan). Un tribunal chino la sentenció a cuatro años de cárcel acusada de “provocar peleas y crear problemas” en diciembre de 2020. En septiembre, Zhang comenzó una huelga de hambre, por lo que hubo una enorme preocupación por su estado de salud.

Por su parte, Wang explica que la no liberación de Zhang y la presión a su círculo son “señales extremadamente preocupantes”. “Si Zhang Zhan se enfrenta a la misma situación que su compañera activista de los derechos humanos Chen Jianfang (a quien las autoridades de Shanghai han puesto en arresto domiciliario desde octubre de 2023, cuando fue excarcelada), tendrá pocas posibilidades de recibir el tratamiento médico y la recuperación que necesita urgentemente y desde hace tiempo”.

Liberación el 13 de mayo

De acuerdo con Wang, Zhang Zhan debería haber recuperado su libertad. “Ya deberíamos tener noticias de ella o de su familia. En lugar de eso, nos quedamos sin saber dónde está, cómo se encuentra física y mentalmente, qué ha sido de su familia y qué le depara el futuro: ¿Prisionera en su propia casa (como Chen Jianfang)? ¿Detención en un centro médico sin acceso a su familia (como la activista de Hubei Yin Xu’an)? ¿Desaparición forzada (como el abogado de derechos humanos Gao Zhisheng)?”, recalca la activista.

Un silencio culpable

En su opinión, es “totalmente inaceptable que el Gobierno chino someta a este tipo de crueldad a muchos defensores de los derechos humanos y a sus familias”. Incluso después de salir de prisión, “siguen privados de sus derechos básicos. Para algunos, es como si los hubieran condenado a cadena perpetua”.

Para Wang, “el silencio lo dice todo”. Así, la activista hace un “llamamiento a la sociedad internacional para que exija responsabilidades al régimen comunista chino por su horrenda práctica de ‘detención blanda’ o ‘excarcelación sin excarcelación’ de expresos políticos”.

TAGS DE ESTA NOTICIA