elecciones catalanas

Promesas ‘last minute’ para movilizar el voto femenino

Los partidos se exprimen en el gran bazar electoral previo a las elecciones del domingo e improvisan actos de última hora para apurar sus opciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visitado por sorpresa este viernes, último día de la campaña electoral en Cataluña, el Mercado Central de Tarragona

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visitado por sorpresa este viernes, último día de la campaña electoral en Cataluña, el Mercado Central de Tarragona Efe

Nada, o apenas nada, se resuelve en el último día de una campaña electoral. Los partidos políticos, sin embargo, tienen por costumbre echar el resto en un final casi épico en busca del voto desmovilizado. Todos acaban dando un golpe más de riñón confiando en un premio de última hora que, exista o no exista, no se regala al adversario.

Apareció Pedro Sánchez inopinadamente en el centro de Tarragona junto a varios dirigentes del PSC para pasearse por la Rambla Nova y llegar hasta el Balcó del Mediterrani. Se detuvo el presidente del Gobierno un buen rato junto a las paradistas del mercado central y se prestó a todos los selfies que pedía la recta final de campaña. No hizo falta convocar a los medios porque el equipo de campaña de los socialistas se encargó de distribuir la visita sorpresa de Sánchez.

Las encuestas publicadas conceden al PSC una victoria tan clara como insuficiente en las elecciones de este domingo en Cataluña. Tratan los socialistas de que ese triunfo sea lo más holgado posible y han optado por dirigir buena parte de sus esfuerzos a dirigirse al electorado femenino con, entre otras, la promesa de crear una Comisaría de la Mujer para atender los casos de violencia.

La promesa de esta unidad, aseguran los socialistas, servirá para luchar contra el aumento de los delitos de violencia sexual, que se han incrementado hasta un 20% desde 2018. Pero promete más cosas el PSC en este sentido: 570 agentes más al año durante la próxima legislatura para mejorar la seguridad.

El gran bazar electoral

La promesa de una Comisaría de la Mujer en el bazar electoral no impresionó a ERC, que lleva media campaña haciendo bandera de la conselleria de Feminismos que han creado esta legislatura y que piensa mantener en caso de seguir custodiando las llaves del Palau de la Generalitat. El president y candidato de ERC, Pere Aragonès, ha preguntado en varias ocasiones en los últimos días a PSC y Junts si se comprometen a lo mismo, pero ha obtenido la callada por respuesta.

¿Por qué? Porque la cacareada conselleria no acaba de convencer a las propias entidades feministas, que, privadamente, han expresado reticencias por un departamento sin visión transversal de las políticas públicas.

Pero Aragonès tiene la sensación de que la bandera feminista es uno de sus fuertes, así que acudió poco antes del cierre de campaña a la farmacia. Y con ese pretexto fue suficiente para pedir a las mujeres que en las elecciones de este domingo voten a ERC y así garantizar la conselleria de Feminismos.

El PP, por su parte, trató de cambiar el ritmo y proyectar la idea de que ha llegado el momento de abrir una nueva página de la historia. “Si los catalanes quieren que las cosas cambien, han de cambiar su voto. Si quieren no proseguir con estos mismos resultados, han de modificar el voto que mayoritariamente daban a los partidos que han traído estos resultados”, dijo Alberto Núñez Feijóo en una visita a las bodegas Canals&Munné.

TAGS DE ESTA NOTICIA