“Zorra”: reivindicación o insulto en Europa

Entre los europeos hay perspectivas muy diferentes, tanto a nivel político como cultural, sobre el feminismo y la expresión sexual

Una aficionada española sigue Eurovisión.

Una aficionada española sigue Eurovisión. EFE/Marta Pérez

La elección de España para representar al país en el Festival de la Canción de Eurovisión 2024 generó un intenso debate nacional. Y ahora podría saltar de los círculos musicales y culturales patrios a los foros de discusión sociopolítica más amplios de Europa. La agrupación Nebulossa fue la seleccionada con su canción “Zorra“.

Este tema, lejos de ser un mero espectáculo musical, se presenta como una pieza de reivindicación feminista. Sin embargo, eso nos lleva a cuestionar algo importante de cara a Eurovisión 2024. ¿Estará preparado el público y el jurado europeo para entender el mensaje de Nebulossa con “Zorra” o lo interpretarán sencillamente como un insulto?

El contexto sociocultural de “Zorra”

Antes de analizar la posible recepción de la canción en Eurovisión 2024, es esencial entender el contexto en el que Nebulossa ha decidido usar una palabra tan cargada de connotaciones negativas en muchos espacios sociales. “Zorra”, en el contexto hispanohablante y particularmente en el ámbito machista, se ha utilizado históricamente para despreciar a las mujeres. Esta expresión se asocia con atributos negativos como la astucia o la promiscuidad. Sin embargo, Nebulossa buscó reclamar el espacio cultural de ese término como un grito de empoderamiento. Una declaración de que las mujeres son libres de vivir y expresarse sin temor a que las denigren por su estilo de vida y por cómo deciden consumir su ocio y su tiempo libre.

La letra de “Zorra” es una metáfora. Se trata de coger la palabra y, aunque pueda parecer directa y hasta confrontativa, desafiar con ella la percepción pública de la autonomía femenina. La canción trata de destacar la libertad personal y la reivindicación de la identidad. Nebulossa no solo busca entretener, sino también provocar una reflexión sobre cómo la sociedad etiqueta y juzga el comportamiento femenino en determinados espacios. Eso es lo que va a presentar en Eurovisión 2024. Aunque quizás no todo el mundo acoja la canción de la misma forma

El gran reto de la recepción de Nebulossa en Eurovisión 2024

La recepción de “Zorra” en el escenario de Eurovisión 2024 se enfrenta a varios obstáculos. Primero, el idioma. Aunque la música tiene el poder de trascender las barreras lingüísticas, las sutilezas de la letra y su carga cultural pueden perderse en la traducción. Esto podría llevar a interpretaciones erróneas del mensaje central de la canción. De hecho, se podría tomar solo como un insulto. Por lo tanto, el mensaje central y el motivo existencial del tema quedarían completamente solapados por el término.

Nebulossa con su Zorra en Eurovisión 2024

Nebulossa es la representante española en Eurovisión 2024 (EFE)

En segundo lugar están las diferencias culturales. Europa es un mosaico de culturas y percepciones sobre el feminismo y la expresión sexual. Lo que en España puede ser visto como un acto de empoderamiento feminista, en otros países podría interpretarse como algo provocativo o incluso ofensivo. No obstante, la mayoría de países de la eurozona que forman parte de Eurovisión 2024 han establecido políticas feministas y de igualdad en los últimos años. El debate está más que superado, a pesar de quedar pequeños reminiscentes representados por los partidos de extrema derecha.

Para que “Zorra” sea recibida en Eurovisión 2024 con la luz en que fue creada, Nebulossa y el equipo detrás de la delegación española deberían considerar varias estrategias. Una campaña educativa previa al festival, que incluya entrevistas, apariciones en medios y explicaciones en redes sociales, podría haber ayudado a esclarecer las intenciones detrás de la canción. Además, una presentación visualmente impactante que complemente el mensaje de la letra podría reforzar su interpretación como un himno feminista. Veremos qué acaba sucediendo, a pesar de que las apuestas no auguran nada bueno para la representante española.

TAGS DE ESTA NOTICIA