Reportaje

Rocío San Miguel: 100 días de prisión y de irregularidades judiciales

Maduro busca dar un "castigo ejemplarizante" con el caso de la activista de nacionalidad española. En Venezuela, “hay un incremento de señalamientos contra mujeres que defienden los derechos humanos"

Protestas para la liberación de Rocío San Miguel

Activistas y opositores protestan para pedir la liberación inmediata y plena de la defensora de derechos humanos Rocío San Miguel en Caracas Efe

La abogada y activista de derechos humanos Rocío San Miguel cumple este domingo 100 días en prisión, desde que el 9 de febrero la apresaron en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, que sirve a la ciudad de Caracas, en Venezuela.

San Miguel, que demandó al Estado venezolano por ser despedida del Ministerio de la Defensa en el año 2004 y le ganó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, fundó en el año 2013 la ONG Control Ciudadano, que se dedica a temas de seguridad y defensa nacional, donde ella es una de las más reconocidas expertas del área.

Sin embargo, la Fiscalía General de Venezuela la implicó en una conspiración militar en la que, supuestamente, ella sería la persona encargada de difundir información y “desestabilizar” al gobierno de Nicolás Maduro, quien lleva 11 años en el poder y en julio optará por una segunda reelección y un tercer mandato.

La codirectora de la ONG Laboratorio de Paz, Lexys Rendón, alertó sobre el incremento de discursos estigmatizantes y acusaciones en contra de mujeres de alto perfil público en el país en lo que va de año.

Perseguir a mujeres defensoras de Derechos Humanos

En entrevista con Artículo14, la defensora de derechos humanos recordó que a la par de Rocío San Miguel fueron acusadas por la Fiscalía, la defensora y presidenta del Instituto Casla, Tamara Suju y la periodista Sebastiana Barráez, quien lleva más de 30 años reportando sobre la fuente militar.

“Hay un incremento de señalamientos contra mujeres que defienden derechos humanos y que han tenido vínculos con violaciones graves a DD. HH., con procedimientos ante la Corte Penal Internacional y en casos de militares presos políticos”, alertó.

“Castigo ejemplarizante”

El objetivo de estos señalamientos, órdenes de captura, imputaciones y en el de San Miguel con su privación de libertad es inhibir las investigaciones, la defensa de las víctimas de violaciones a DD. HH. y que sirva de “castigo ejemplarizante” para el resto de defensoras.

“Hay una progresiva implementación desde la estructura del Estado para acallar voces a lo vinculado a lo femenino, lo que tiene que ver con las reivindicaciones de las mujeres”, destacó Rondón, quien citó el ejemplo de la líder política opositora María Corina Machado, quien a pesar de haber ganado las elecciones primarias de la coalición opositora más importante que adversa a Maduro, no podrá participar en las elecciones presidenciales del 28 de julio por una inhabilitación administrativa en su contra.

100 días de irregularidades

El caso de San Miguel está lleno de irregularidades. Esta hispanovenezolana estuvo más de 100 horas en desaparición forzada, desde el momento de su detención hasta que la presentaron en tribunales la madrugada del 12 de febrero.

Sólo ha sido llevada a tribunales en una sola ocasión para imputarle los cargos; junto a ella detuvieron a su expareja Alejandro González Canales, quien también sigue tras las rejas; y miembros de su familia fueron encarcelados (su hija, dos hermanos de la abogada y su exesposo) y después puestos en libertad pero con medidas que le impiden hablar sobre el caso a los medios y salir de Venezuela.

No le han permitido tener abogados privados, como lo manda la Constitución venezolana de 1999, y solo la dejan recibir las visitas de su única hija, Miranda Díaz San Miguel.

A través de ella, explicó Rondón, han conocido que se encuentra en buen estado de salud, firme y con la convicción de que es inocente.

El “temple” de San Miguel

Está bien de salud, está tranquila. Entiende que este proceso puede ser bastante largo, tiene temple. Ha hecho llamamientos a que haya sensatez en torno a estas irregularidades, a que se respete el debido proceso y sea liberada, que se pongan del lado de la justicia y las leyes”, mencionó.

En estos 100 días se está a la espera de una audiencia en la que sus abogados particulares podrán juramentarse como defensa técnica para tener acceso al expediente y saber de qué se le acusa realmente, cuáles son las pruebas y tener acceso a ella.

La frustración de los jueves

Pero desde la imputación o lectura de cargos no la han llevado al tribunal. Sus abogados acuden todas las semanas, regularmente los jueves. Llegan temprano, pasan el día, la tarde y esperan hasta la noche cuando cierran los accesos al Palacio de Justicia. Se enfrentan a que no hubo audiencia. Una y otra vez. Pasó un mes, dos meses y tres. Aún no hay audiencia.

Trabajo silencioso

Al tener la nacionalidad española, la embajada y el consulado en Caracas hacen gestiones, pero de muy bajo perfil para que la causa siga su curso y mediar en su liberación.

La reacción virulenta del régimen de Maduro, que expulsó a la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para DD. HH. del país, tras denunciar que San Miguel estaba en desaparición forzada hace que haya más cautela mientras continúan las alertas internacionales sobre su reclusión.

Libertad para San Miguel

“A pesar del objetivo del gobierno de querer dar un castigo ejemplarizante, las mujeres en el movimiento de DD. HH. que ejercen cargo de responsabilidad estamos convencidas de la inocencia de Rocío San Miguel, exigimos que se le garanticen todos sus derechos y que ella sepa que cuenta con nuestra absoluta confianza. San Miguel es una persona que merece la libertad”, subrayó Rendón.