Begoña Gómez, ausente en la cumbre de la OTAN

La mujer del presidente del Gobierno no viaja a Washington en pleno proceso judicial por su actividad laboral

Begoña Gómez, mujer del presidente del Gobierno, posa con los acompañantes de los mandatarios de la última cumbre de la OTAN en España en 2022

Begoña Gómez, mujer del presidente del Gobierno, posa con los acompañantes de los mandatarios de la última cumbre de la OTAN en España en 2022 Efe

La cumbre de la OTAN ha caído este año en un mal momento para la mujer del presidente del Gobierno, imputada por tráfico de influencias y corrupción en los negocios. Begoña Gómez no se ha trasladado a Washington mientras se suceden las noticias sobre la investigación que lleva el juez Juan Carlos Peinado. Declarará ante el magistrado el próximo el 19 de julio.

En otras ediciones de este evento que reúne a altos mandatarios y sus parejas, Begoña Gómez adoptó un papel relevante. El año pasado se celebró en Lituania y la mujer del presidente acompañó a su homóloga lituana, Diana Nausediene, y conversó con la esposa de Zelenski, Olena Zelenska. Fuentes diplomáticas aseguran que en esos encuentros mantuvo conversaciones “muy interesantes”.

En 2022, la cumbre se celebró en Madrid y su papel de anfitriona fue muy aplaudido. Se paseó con la primera dama estadounidense, Jill Biden, por el Palacio de la Moncloa. También protagonizó la cena de gala ofrecida en el Museo del Prado junto a su marido y el resto de líderes. La prensa destacó su papel y fuentes diplomáticas quedaron asombradas por el papel de la mujer del presidente aquella vez.

Artículo 14 ha intentado descubrir por qué esta vez Begoña no acude a la cumbre de Washington. De la Moncloa no se ha obtenido respuesta mientras que en Ferraz aseguran no saber nada. Y a pesar de que Gómez dejó muy buenas sensaciones en la delegación lituana o la ucraniana en otras cumbres, en el ministerio de Exteriores ni si quiera “recuerdan” si la esposa del presidente asistió a estos eventos.

Pese a que se le está investigando por tráfico de influencias y corrupción, Pedro Sánchez no ha tratado de ocultarla últimamente. De hecho, hace menos de un mes, Gómez recibió a Emine Erdogan, la mujer del presidente turco Recep Tayyip Erdogan. En este caso, también le mostró el museo del Prado y posó con ella junto a Las Meninas de Velázquez. Quedaba menos de un mes para su declaración ante el juez.

Agenda judicial de Gómez

Sin embargo, ahora la agenda judicial de Gómez es más complicada. El pasado viernes fue a declarar y no llegó a hacerlo porque el juez no le había notificado una nueva querella de Hazte Oír admitida a trámite. Según explicó el abogado de Gómez, Antonio Camacho: “El juez sugirió que la leyera en el pasillo durante una o dos horas y luego procediera a declarar, a lo que también me negué. El derecho de defensa requiere un estudio detallado, y preparar una estrategia no es algo que se pueda hacer leyendo una querella de más de 200 folios en el descansillo de los juzgados”. Esto sustentó el argumento del abogado de Gómez que ya había enviado dos recursos previos al juez apuntando a que se estaba llevando a cabo una investigación prospectiva contra su defendida. Es decir, que se le estaba investigando por el simple hecho de ser la mujer del presidente sin suficientes pruebas, algo que no es legal en nuestro país.

El juez Peinado admitió que investigaba la actividad de Begoña Gómez “desde que es mujer del presidente del Gobierno” y que había varios bloques de investigación. Pero la Audiencia Provincial solo vio indicios de delito en unas adjudicaciones que implicaban fondos europeos y que, por tanto, Peinado tuvo que delegar en la Fiscalía Europea. Por eso esta semana el abogado de Gómez elevó a la instancia superior de Peinado, la Audiencia de Madrid, un recurso denunciando esta investigación prospectiva.

La respuesta de Peinado fue un nuevo auto diciendo que la mujer del presidente se tenía que presentar en el juzgado obligatoriamente durante la declaración telemática desde el hospital del testigo Carlos Barrabés, amigo de Gómez y el empresario que habría recibido adjudicaciones de dinero público gracias, presuntamente, a su relación con la mujer del presidente. Amenazó Peinado en convertir esa citación “en orden de detención”. Resulta que el mal estado de salud de Barrabés convertía su testimonio en prueba preconstituida, es decir que se du declaración iba a ser categorizada como si el proceso de Gómez hubiera pasado de la instrucción al juicio oral.

Justo este martes a Barrabés le dieron el alta y, por consiguiente, podrá acudir presencialmente al juzgado. Es decir, su declaración deja de ser prueba preconstituida. Pese a que la prensa dio por hecho que entonces decaía el imperativo de Peinado, fuentes jurídicas consultadas por Articulo 14 apuntan a que el juez puede mantener la citación de Gómez “perfectamente” porque “no sabemos si lo que quiere es hacer un careo entre el testigo y la investigada así que si le han citado a declarar tiene que acudir”, explican. En ese caso veríamos un nuevo dispositivo de seguridad en los juzgados de Plaza Castilla este mismo viernes.

TAGS DE ESTA NOTICIA