Así va a ser la celebración del 75 aniversario de la OTAN

El 75 aniversario de la OTAN llega con el telón de fondo marcado por la Guerra en Ucrania, Israel y el resto de tensiones internacionales

La bandera de la OTAN - Internacional

La bandera de la OTAN ondeando (EFE)

En una efeméride cargada de significado histórico y estratégico, los líderes de la OTAN se reúnen a partir de mañana martes en Washington para celebrar la cumbre conmemorativa del 75 aniversario de la Alianza Atlántica. Esta reunión, que trasciende el mero festejo, está diseñada para aprobar medidas decisivas que aseguren el apoyo a largo plazo a Ucrania en su lucha contra la invasión rusa.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, subrayó en una rueda de prensa celebrada en Bruselas el pasado viernes. “Más que celebrar, tomaremos decisiones decisivas”, indicó Stoltenberg. Esta declaración marca el tono de la cumbre, cuyo objetivo es conmemorar la firma en 1949 del Tratado del Atlántico Norte en la capital estadounidense, pero también fortalecer la defensa colectiva de sus miembros y reafirmar su compromiso con Ucrania.

El apoyo a Ucrania, clave del aniversario de la OTAN

El próximo miércoles, los treinta y dos líderes aliados se embarcarán en dos días intensivos de trabajo. La primera jornada estará dedicada a reforzar la defensa colectiva, profundizar en sus asociaciones globales e incrementar el apoyo a Ucrania a largo plazo. La urgencia de este último punto ha sido enfatizada en repetidas ocasiones por Jens Stoltenberg. En este contexto, se espera que la OTAN apruebe un paquete sustancial de ayuda a Ucrania:

  • Asistencia inmediata
  • Defensas antiaéreas
  • Munición de artillería
  • Respaldo a largo plazo

La coordinación de la ayuda militar internacional y la formación de soldados ucranianos serán aspectos clave de esta estrategia. Un general de tres estrellas de la OTAN será el encargado de coordinar la entrega de esta ayuda desde una base en Alemania, con nodos logísticos en Rumanía, Eslovaquia y Polonia. Aunque la introducción de los equipos en territorio ucraniano estará a cargo de Kiev, este sistema garantizará un flujo continuo y eficiente de recursos.

Así va a ser la celebración del 75 aniversario de la OTAN

Rueda de prensa final en la cumbre de Paz en Suiza: El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en la cumbre de paz en Stansstad, cerca de Lucerna, Suiza (EFE)

Adicionalmente, se prevé que los aliados acuerden un compromiso financiero anual de al menos 40.000 millones de euros para Ucrania, un monto basado en la ayuda proporcionada cada año desde el inicio de la invasión a gran escala por parte de Rusia en febrero de 2022. A pesar de no extender una invitación formal de ingreso a la OTAN a Ucrania, debido a la división entre los aliados y el conflicto en curso, la declaración de la cumbre reafirmará que el ingreso de Ucrania en la organización es irreversible.

Los líderes seguirán firmando acuerdos de seguridad con Ucrania y trabajando en la interoperabilidad de sus fuerzas armadas. Así como en el fortalecimiento de su industria militar. El respaldo a Ucrania será nuevamente el tema central el jueves en una reunión del Consejo OTAN-Ucrania, en la cual participará el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

La política elegida para abordar los conflictos internacionales

El primer día de trabajos también abordará la política de disuasión y defensa de la Alianza. Se espera que los líderes refrenden un compromiso para la cooperación de la industria de defensa transatlántica, con el fin de impulsar la producción y mejorar la preparación ante la amenaza de misiles balísticos. En este sentido, una nueva base del escudo antimisiles Aegis Ashore en Polonia será un componente clave.

El gasto militar será otro tema destacado, especialmente dado que veintitrés aliados ya han alcanzado el objetivo de invertir al menos el 2% de su PIB en defensa. Esta inversión es crucial para mantener la capacidad de respuesta rápida y eficaz ante cualquier amenaza que pueda surgir.

Las “amistades” internacionales más allá de la Alianza Atlántica

La OTAN, consciente de que su seguridad es global, busca fortalecer sus asociaciones con países de todo el mundo. Más concretamente, en la región de Asia-Pacífico. Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur son aliados clave en esta estrategia. Stoltenberg ha señalado a Irán y Corea del Norte como instigadores del conflicto en Ucrania, debido a su suministro de drones y proyectiles a Rusia. Además, China ha sido acusada de apoyar la “economía de guerra” rusa mediante el suministro de microelectrónica y otros bienes de doble uso.

Los líderes también esperan aprobar una nueva estrategia para abordar los retos y oportunidades con los países de la vecindad sur. Para esta tarea, se prevé la designación de un representante especial que coordine las iniciativas en esta área. El jueves, los líderes de Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda se unirán a la cumbre, junto con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell. Este encuentro también servirá para confirmar al ex primer ministro neerlandés Mark Rutte como sucesor de Stoltenberg a partir del 1 de octubre, tras diez años de liderazgo en la OTAN.

TAGS DE ESTA NOTICIA