Nueva era

El Parlamento británico con más mujeres de la historia registra también récord de caras nuevas

Hay también marca histórica de minorías étnicas en la Cámara de los Comunes, y la mayoría tienen nombre femenino

Reino Unido

Los diputados laboristas del nuevo Parlamento británico @UKLabour

La Cámara de los Comunes del Parlamento británico ha comenzado la nueva legislatura con un récord de mujeres: 263 diputadas, que constituyen el 40,5% de un total de 650 asientos, más de cinco puntos porcentuales por encima de los que la cámara baja del Palacio de Westminster tenía al cierre del mandato anterior, cuando los nombres femeninos ascendían a 220.

La mejora es similar a la experimentada también por el Gobierno resultante de las elecciones generales del 4 de julio, encabezado por el laborista Keir Starmer como primer ministro, quien ha nombrado a un total de 12 mujeres al frente de los 26 departamentos que componen su gabinete, el Ejecutivo más paritario jamás registrado en Reino Unido.

Por primera vez, hay suficientes nombres femeninos en la historia de la Cámara de los Comunes como para cubrir las 650 plazas con las que cuenta el legislativo británico: un total de 693, según datos de la Fawcett Society, la organización a favor de los derechos de las mujeres nombrada tras la sufragista Millicent Fawcett y con casi 160 años de trayectoria.

De los grandes partidos, el grupo parlamentario laborista lidera el ratio de género, ya que, con 190, las mujeres suponen 46% del total de los 412 diputados obtenidos en las generales por las filas de Starmer; seguidas de cerca por el 45% en femenino que presentan las bancadas liberal-demócratas, que cuentan con 32 mujeres en los 72 escaños conseguidos en los comicios; y notablemente por detrás, los conservadores, en cuyas filas apenas una de cada cuatro diputados es mujer, el 24%, el porcentaje de las 29 féminas del total de 121 asientos de la oposición ‘tory‘.

Sarah, el segundo nombre más común

El informe de la Fawcett Society arroja una curiosidad adicional: el segundo nombre más común en la Cámara de los Comunes es Sarah, si bien el contrapunto menos positivo en términos de igualdad es que de los diez nombres más habituales en la hornada de 2024, nueve pertenecen a hombres, con Chris a la cabeza.

Reino Unido

El primer ministro británico, Keir Starmer (C), posa para una foto con parlamentarios laboristas escoceses en el exterior del número 10 de Downing Street tras una reunión del gabinete en Londres

Además, ninguno de los seis principales grupos parlamentarios cuenta con una líder femenina, ya que laboristas, conservadores, liberal-demócratas, nacionalistas escoceses (SNP, en sus siglas en inglés), Partido Reforma y unionistas norirlandeses (DUP) tienen un hombre al frente. El Sinn Féin, aunque obtuvo siete escaños que lo sitúa como el partido de Irlanda del Norte con mayor representación en Westminster, deja los asientos vacantes, ya que tradicionalmente no toma posesión, por no reconocer la autoridad del Parlamento británico sobre el territorio.

Powell releva a Mordaunt

La responsable del Ejecutivo para las Relaciones Parlamentarias (equivalente al título conocido en inglés como Leader of the House of Commons), sin embargo, sí es una mujer: Lucy Powell, quien, de hecho, ha relevado en el cargo a otra fémina, la conservadora Penny Mordaunt, quien se ha quedado fuera del Parlamento, al formar parte de la nutrida lista de damnificados por los nefastos resultados de los tories en las generales, los peores de su historia. El cargo análogo en la Cámara de los Lores (Leader of the House of Lords, en inglés), también está ocupado por una mujer: la baronesa Angela Smith.

La nueva composición de la Cámara de los Comunes ha alcanzado otros récords, como el número de diputados de minorías étnicas, 90, hasta 24 más que en la legislatura anterior, según datos de British Future, que revelan, además, que más de la mitad del total son mujeres: 50. Asimismo, esta nueva andadura parlamentaria ha registrado un número sin precedentes de nuevas incorporaciones: 335, por encima incluso de los 327 que habían accedido al Parlamento en 1945, justo después de la II Guerra Mundial, tras las primeras generales que se celebraban en Reino Unido en una década.

Ante el primer Discurso del Rey

Inevitablemente, la mayoría de las caras nuevas, 231, pertenecen al Laborismo, el partido que, con 412 asientos, más del doble de los 202 de las últimas generales, rozó los 417 diputados obtenidos en las primeras elecciones con Tony Blair como candidato, en 1997, todavía su techo electoral. Los liberal-demócratas vuelven a estar por detrás, con 55 nuevos alistamientos en la Cámara de los Comunes, consecuencia lógica cuando la formación obtuvo 64 diputados más que en las generales anteriores.

Durante tres días, novatos y veteranos tomarán posesión de su acta de diputados y jurarán su fidelidad al monarca, como parte de la ceremonia tradicional que da inicio a cada legislatura. El próximo 17 de julio serán testigos del primer gran acto de pompa y boato, con la Apertura Formal del Parlamento, en la que tiene lugar el llamado Discurso del Rey.

Se trata de una sesión extraordinaria en la que no faltan ritos arcaicos y a la que asiste el soberano de turno, en este caso Carlos III, para dar lectura a la batería de previsiones normativas del Gobierno para el año entrante. En esta ocasión, los proyectos de ley que anuncie el rey tendrán una relevancia especial, por ser los primeros promovidos por el nuevo Ejecutivo laborista. La última vez que el partido había redactado el discurso había sido el 18 de noviembre de 2009, con Gordon Brown como primer ministro e Isabel II como jefa de Estado.