Unión Europea

Oleada de ataques a políticos en Alemania

En declaraciones a Artículo14, la eurodiputada Gabriele Bischoff admite que teme por la democracia tras los brutales ataques en Alemania a los políticos Franziska Giffey, Yvonne Mosler y Matthias Ecke

Alemania

Un cartel político de los socialdemócratas alemanes dañado en el que también han pintado una esvástica y las letras del partido de extrema derecha AFD EFE

Alemania está siendo testigo de una serie de ataques violentos contra políticos, sembrando la preocupación en toda Europa y provocando un debate nacional sobre el clima político del país.

Estos incidentes son particularmente intensos en el este de Alemania, e involucran principalmente a miembros de partidos de izquierda como el SPD (Partido Socialdemócrata) y Los Verdes.

“Estamos atravesando una fase en la que, después de un largo tiempo de odio propagado a través de las redes sociales, especialmente por grupos e individuos de extrema derecha, llegan los ataques”, explicó a Artículo14 Gabriele Bischoff, diputada alemana del grupo socialdemócrata en el Parlamento Europeo.

La parlamentaria ilustró el horror al que se enfrenta ahora la clase política en Alemania: “La gente se ha acostumbrado a que se propague el odio en las redes sociales, pero se cruza un límite cuando personas recurren a la violencia física contra aquellos que tienen opiniones políticas diferentes. Esto tiene a muchos en alerta, porque recuerda a lo que ocurrió aquí en Berlín durante la República de Weimar. En aquel entonces, había mucha violencia callejera”.

Una serie de ataques

La exalcaldesa de Berlín, Franziska Giffey, fue agredida en una biblioteca pública por un hombre que la golpeó en la cabeza y el cuello con una bolsa que contenía objetos duros. Giffey, una figura conocida del SPD, tuvo que ser trasladada al hospital para recibir tratamiento. Posteriormente, declaró estar conmocionada por cómo las personas dedicadas a la política se han convertido en un “blanco fácil” para los ataques. El sospechoso, un hombre de 74 años conocido por las autoridades por crímenes de odio, fue detenido por la Policía y está siendo evaluado por un posible trastorno mental.

Otro de los ataques más destacados fue el sufrido por Matthias Ecke, candidato del SPD para las elecciones europeas, quien fue gravemente herido en Dresde al ser atacado por cuatro jóvenes, uno de los cuales ha sido vinculado a la extrema derecha. Ecke sufrió fracturas en el pómulo y la órbita ocular, entre otras lesiones, y requirió cirugía.

En el mismo lugar de Dresde, el grupo también atacó a un trabajador de campaña de Los Verdes, golpeándolo repetidamente en la cara y pateándolo cuando ya estaba en el suelo. La policía de Dresde ha identificado a los sospechosos como un grupo de cuatro adolescentes, al menos uno de los cuales tiene vínculos con la extrema derecha, y están actualmente bajo investigación.

Empujada y escupida al grito de “Heil Hitler”

Yvonne Mosler, política de Los Verdes en Dresde, también fue víctima de un ataque mientras colocaba carteles de campaña con un equipo de televisión. Fue empujada y escupida por dos personas, mientras un grupo cercano hacía el saludo nazi. A Mosler la atacaron un hombre que le arrancó los carteles de las manos y una mujer que la escupió, mientras un grupo coreaba “Heil Hitler”. La Policía ha identificado a los agresores como parte de un grupo que ha estado bajo vigilancia por delitos de odio. Este tipo de ataques violentos e intimidatorios recuerdan los peores momentos de la historia alemana, según declaró Hendrik Wüst, primer ministro conservador de Renania del Norte-Westfalia, al medio Politico.

“Jamás pensé que temería por mi integridad física cuando empecé mi carrera política”, admitió Bischoff. “Y nos hemos tenido que volver más cautelosos, y pensar detenidamente en lo que hacemos, pero el espíritu es más bien: no les permitiremos conseguir lo que quieren. Quieren que tengamos miedo de salir a poner carteles o a hacer campaña, pero ahora buscamos un poco más de protección y más gente a nuestro alrededor”.

Comportamiento inaceptable

Según Bischoff, podría existir una solución: “Creo que la situación ha empeorado en los últimos años. Lo vemos también en otros países. Necesitamos implementar políticas diferentes en las redes sociales para controlar mejor las plataformas y evitar que difundan odio. También debemos tener un debate serio en la sociedad sobre la importancia de la democracia y que los diferentes partidos tengan opiniones diferentes. El diálogo democrático es esencial, pero también es importante respetar a las personas y su seguridad”.

También el canciller Olaf Scholz condenó estos incidentes como “indignantes y cobardes”, dejando claro que la violencia no tiene lugar en el debate democrático. Los ministros federales y estatales han mantenido reuniones para discutir cómo responder eficazmente a estos ataques y han planteado la necesidad de reforzar las penas legales para los agresores.

Por su parte, Michael Stübgen, ministro del Interior de Brandeburgo, indicó que la ley penal ya no proporciona una protección adecuada para políticos y trabajadores de campaña. Destacó que la violencia se ha ido incrementando en los últimos años, con una “espiral violenta” que este año ha llegado a niveles preocupantes. Los ataques recientes contra políticos de izquierda son sintomáticos de una creciente brutalidad en la sociedad, tal como señaló la ministra del Interior, Nancy Faeser.

La extrema derecha está aprovechando el clima político tenso para avivar las divisiones. El partido Alternativa para Alemania (AfD) busca colocarse en segundo lugar en las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mes y convertirse en fuerza dominante en las elecciones estatales de septiembre en el este de Alemania. Sin embargo, se enfrentan a acusaciones de espionaje después de que un asistente del principal candidato de la AfD para la UE fuera detenido.

Polarizar la sociedad

“Algunos partidos políticos, especialmente de extrema derecha, grupos fascistas y nacionalistas, están tratando de polarizar nuestras sociedades. Necesitamos responder, porque las sociedades y democracias europeas son más fuertes cuando hay debate, argumentos e intercambio, pero también respeto por otros partidos y políticos. La violencia muestra una falta de respeto por cualquiera. Cuando ciertos grupos y partidos agitan a los jóvenes, debemos abordarlo y detenerlo si no queremos regresar a tiempos como los de Weimar”, concluyó Bischoff.

La escalada de violencia ha llevado a los ministros a considerar medidas como el endurecimiento de las penas legales para los atacantes, especialmente en un contexto en el que la violencia política puede recordar el ascenso de los nazis.

TAGS DE ESTA NOTICIA