Escrache

Escrache en Italia a la ministra de Natalidad de Meloni

Conocida por sus posturas abiertamente antiabortistas, tras las protestas en un congreso sobre natalidad, Roccella ha decidido abandonar la sala

Giorgia Meloni

Giorgia Meloni en un mitin Efe

La serie de encuentros y conferencias relacionadas con el problema de la natalidad, Estados Generales de la Natalidad, que celebra en Roma su cuarta edición, no se ha librado de una polémica que sobrevuela la opinión pública italiana desde hace meses. La ministra de Natalidad, Familia e Igualdad de Italia, Eugenia Roccella, un personaje ya polémico dentro del Gobierno Meloni por sus posiciones abiertamente antiabortistas, ha sido rebatida mientras estaba a punto de realizar un discurso.

Varios carteles con las palabras “yo decido” han inundado platea y un grupo de estudiantes ha tomado la palabra para criticar con dureza a la ministra. Otros eslóganes decían “sobre mi cuerpo decido yo. El Gobierno niega el aborto”.

 

Entre abucheos y gritos, Roccella consigue el micrófono y responde a los manifestantes diciendo “chicos estamos de acuerdo, ninguno aquí ha dicho que otro decide sobre el cuerpo de las mujeres, ninguno”.

Acto de censura

El intento de generar un debate más tranquilo entre las dos partes ha sido fallido y, poco después, la ministra ha salido de la sala. Lo ocurrido es para ella un acto de censura. Así lo ha definido en su perfil de Facebook: “Estoy segura de que la secretaria del Partido Democratico Elly Schlein, toda la izquierda e intelectuales como Roberto Saviano, la “gran prensa” y la “prensa militante”, tendrán palabras de solidaridad conmigo después del acto de censura que me ha impedido hablar e incluso interaccionar con los jóvenes que protestaban y censuraban”, escribió.

Sono certa che la segretaria del Pd Elly Schlein, tutta la sinistra, gli intellettuali – Antonio Scurati, Roberto…

Publicada por Eugenia Roccella en Jueves, 9 de mayo de 2024

Quien sí ha salido a defender a Roccella ha sido la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni. “Solidaridad plena e incondicional con Eugenia Roccella”, ha compartido la “premier” en la red social de X, antes conocida como Twitter.

“El espectáculo ofrecido esta mañana en los Estados Generales de la Natalidad es vergonzoso. Una vez más se ha impedido a un Ministro de la República hablar y expresar sus ideas”, ha añadido Meloni. “Es responsable un grupo de manifestantes que se llenan la boca con las palabras libertad, respeto y autodeterminación de la mujer, pero luego aman la censura e impiden hablar a una mujer porque no comparten sus ideas. Espero que todas las fuerzas políticas tengan el valor de solidarizarse con la ministra Roccella y condenar, sin peros, los acontecimientos de hoy. Es hora de decir basta”, ha sentenciado Meloni

 

Esta no es la primera vez que Roccella recibe enormes críticas. De hecho ya hace un año, en el Salón del Libro de Turín, el evento literario más importante de Italia, varios activistas intentaron boicotear la intervención de la ministra.

El clima empeoró cuando, hace unas semanas, el Gobierno Meloni decidió introducir en un decreto financiado con fondos europeos de recuperación la posibilidad de la entrada de asociaciones antiabortistas en los llamados consultorios, los lugares a los que acuden las italianas que quieren abortar. Desde entonces el debate sobre la autodeterminación del cuerpo femenino ha vuelto a la escena pública y se ha convertido en un fuerte argumento de oposición al Gobierno de extrema derecha italiano.

El problema de la natalidad

En el seno del Gobierno Meloni el tema de la natalidad ha sido siempre uno de los pilares ideológicos más importantes. De hecho en el nombre que recibió el ministerio de Eugenia Roccella se quiso poner el cargo de Natalidad en primera posición. Sus declaraciones de hecho acentúan la convicción del Ejecutivo de extrema derecha de defender solo la familia tradicional.

En septiembre del año pasado, en una intervención sobre la demografía, dijo que “los hijos se hacen de la manera clásica, con un hombre y una mujer que viven juntos y forman una familia”.

Italia es uno de los países de Europa con un problema de baja natalidad más profundo. Los últimos datos publicados, con referencia a 2023, demuestran que si en 1951 cada 100 jóvenes había 31 ancianos, hoy, cada 100 jóvenes los ancianos se han convertido en 200.

Una situación que el Gobierno Meloni ha intentado revertir con medidas y fondos dedicados a la natalidad, pero que los expertos señalan que no ataja el gran problema de la decisión y conciliación con el primer hijo, el principal freno para el crecimiento demográfico en Italia, sino que enfoca las ayudas solo a partir del segundo, orientado más a familias numerosas.

TAGS DE ESTA NOTICIA