Debate interno en el PP: “Si apoyamos la investidura de Illa, descolocaríamos a Sánchez”

Génova rechaza la opción planteada por Vidal-Quadras y pide al PP centrarse en la protesta del día 26 y en ganar con claridad el 9J

El candidato del PP a la presidencia de la Generalitat, Alejandro Fernández, y la candidata popular a las elecciones europeas, Dolors Montserrat, intervienen en la junta directiva del partido en Barcelona, este miércoles.

El candidato del PP a la presidencia de la Generalitat, Alejandro Fernández, y la candidata popular a las elecciones europeas, Dolors Montserrat, intervienen en la junta directiva del partido en Barcelona, este miércoles. EFE/ Quique García

Alberto Núñez Feijóo quiere controlar las expectativas, movilizar como nunca al partido y evitar aquellos debates que puedan generar ruido interno. La misión está clara: ganar con contundencia al PSOE en las urnas el próximo 9 de junio. Entonces, por primera vez desde las generales, votarán todos los españoles. Un plebiscito sobre las decisiones de Pedro Sánchez en este convulso arranque de legislatura, en opinión de destacadas voces de la principal formación en la oposición.

El PP iniciará la campaña electoral en las calles, sacando músculo con una movilización en Madrid el domingo 26 contra el jefe del Gobierno. Génova ha pedido a las estructuras territoriales, que fletarán autobuses, una implicación total, a pesar de que algunos barones reconocen cierto agotamiento por tantas manifestaciones, tal y como informó Ángela Vera en Artículo14.

Ante sus líder territoriales, Feijóo llamó el martes a una “movilización de máximos”, con las cesiones de Sánchez a los independentistas como elemento clave para lograr el apoyo de la mayoría de ciudadanos. Después de mejorar resultados tanto en País Vasco como principalmente en Cataluña, Génova aspira a que las europeas sean “la guinda para el liderazgo” de Feijóo, a la espera de unos comicios generales que no descartan que se puedan adelantar. “Nadie se puede dormir en los laureles”, en palabras de un alto cargo del PP.

Si bien, en las últimas horas, los portavoces más autorizados del líder gallego han querido rebajar las expectativas de cara al 9J, al tiempo que el PSOE las ha elevado. “Mejor ser prudentes ahora que llevarnos un chasco después”, resume uno de los líderes territoriales que compartió mantel con Feijóo el martes, después del Comité Ejecutivo Nacional. Otro barón añade en conversación informal con este periódico: “La victoria tiene que ser clara”.

Con este panorama, de lo que no quiere oír hablar Feijóo es de la posibilidad de que el PP facilite la investidura de Illa en Cataluña. Génova descartó por completo esta opción, en línea con su candidato en la comunidad. “No vamos a hacer el primo”, vino a decir Alejandro Fernández. Públicamente, solo Alejo Vidal-Quadras ha planteado la opción de que el PP ofrezca su apoyo al PSC, y ya no tiene ningún tipo de cargo orgánico en la formación. Quiso formar parte de las listas electorales en las europeas pero Génova lo descartó.

“Lo que yo no vería con buenos ojos, y es una opinión personal, es que los apoyos sean gratuitos”, contestó Juan Manuel Moreno, el barón de barones, sobre esta posibilidad. Ante los periodistas, evitaron mojarse tanto Alfonso Rueda como Alfonso Fernández Mañueco. “La política de pactos corresponde, lógicamente, a los compañeros del PP catalán y a la dirección nacional del partido”, destacó el presidente de Castilla y León.

Ya en privado, algunas voces del PP reconocen que la campaña de los comicios europeos “lo contamina todo”, toda vez el choque con el PSOE es total. Pero, después, “si el PP ofrece sus votos al PSOE para que gobierne en Cataluña a cambio de una serie de reformas, movería por completo el tableo, tomaría la iniciativa y descolocaría por completo a Sánchez”, en opinión de un veterano dirigente popular. Un senador añade que “lo que dicen algunos analistas de derechas ” reivindicando dicha posibilidad “también se escucha” de puertas para adentro.

De hecho, en el PP del País Vasco se recuerda el caso de Patxi López, cuando Antonio Basagoiti “siempre tuvo claro” que había que hacerle presidente, aunque el PP no entró en el Gobierno autonómico. La popular Arantza Quiroga fue la presidenta de la Cámara de Vitoria gracias al pacto con los socialistas. El PP también auspició que el socialista Jaume Collboni sea hoy alcalde de la ciudad condal.

¿Un respaldo gratuito? Desde luego que no. Pero a cambio de un reforzamiento constitucional en Cataluña, ¿por qué no?”, remata otro cargo de la estructura madrileña, también off the record. En todo caso, todos los mensajes trasladados por los entornos de Feijóo y Fernández son meridianos, rechazando esta vía. “Podemos llegar a un acuerdo para que gobierne la lista más votada en Cataluña ahora mismo. Sánchez solo tiene que entregar la Moncloa por el mismo criterio de inmediato”, ironizaron desde Génova.

Sobre lo que sí tendrán que hablar PP y PSOE es sobre la confección de la Mesa del Parlamento catalán. Para Fernández, a su partido “le corresponde” una plaza en el órgano de gobierno de la Cámara “por los votos obtenidos, no porque Salvador Illa el generoso nos lo conceda”. “Lo que sí podría hacer Illa”, según avisa el candidato, “es un cordón sanitario con los separatistas contra el PP para quitarnos lo que hemos ganado en las urnas”. El último día para constituir el Parlamento catalán es el 10 de junio y la investidura puede demorarse hasta el 25 de dicho mes.

TAGS DE ESTA NOTICIA