Elecciones UE

Temor en la UE a que al “efecto Milei” dispare a la ultraderecha

La extrema derecha podría convertirse en la tercera fuerza más votada. En Francia, Italia, Países Bajos y Austria, son los favoritos

Elecciones europeas

El mapa de la UE con los partidos que ganarán las elecciones, según los sondeos Artículo14

El pasado fin de semana se celebró en Madrid el evento ‘Europa Viva 24’. Organizado por Vox, reunió a líderes políticos de ultraderecha de todo el mundo, incluidos Javier Milei, Marine Le Pen y Giorgia Meloni.

El periodo oficial de campaña para las elecciones al Parlamento Europeo de 2024 comienza 15 días antes de la fecha de las elecciones y termina a medianoche del día anterior a su inicio. Las elecciones están programadas para llevarse a cabo del 6 al 9 de junio de 2024. Por lo tanto, el periodo de campaña comienza oficialmente el 22 de mayo de 2024 y se extiende hasta el 5 de junio de 2024​. Sin embargo, medios de referencia en Bruselas, como Politico, han tildado el evento Vox de “lanzamiento extraoficial de campaña”, adelantándose a los demás partidos y apenas cuatro días después del intento de asesinato al primer ministro eslovaco Robert Fico.

“Han lanzado su mensaje antes que nadie. Le Pen y Meloni ni siquiera están en el mismo grupo parlamentario, pero al aparecer en el mismo evento dejan claro que los grupos estarán aliados de cara a las elecciones“, explicó a Artículo14 una fuente que trabaja en la Comisión Europea. “Ha sido la plataforma perfecta para recordar el mensaje populista que llevan por bandera en las elecciones europeas: antiinmigración, nacionalista y eurófobo”.

Los líderes también aprovecharon para dejar claro quiénes serán sus aliados fuera del bloque. Según explicó otra fuente parlamentaria a Artículo14, “han querido presumir de tener a Trump y a Milei en su bando, para transmitir poder y confianza a sus votantes, y una ligera amenaza velada a sus rivales políticos”.

De hecho, el mayor aplauso se lo llevó Milei cuando acusó a Begoña Gómez de corrupción. Según divulga France24, esta conferencia de ultraderecha se ha convertido en una verdadera disputa entre la izquierda y la derecha en España, con acusaciones volando contra gobiernos de todos los países.

Ola populista

Los comentarios de Milei llevaron a España a anunciar que retiraría a su embajadora en Argentina. “Es inaceptable que un presidente en funciones que visita España insulte a España y al primer ministro español, un hecho que rompe con todas las costumbres diplomáticas y las más elementales normas de convivencia entre países”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

Repleto de polémicas como esta, el acto ha sido descrito por la prensa internacional como “un lanzamiento de campaña extraoficial” de cara a las elecciones europeas, y criticado por formar parte de “la ola populista” y por “utilizar la reunión organizada por Vox para atacar la inmigración ilegal, la política medioambiental y para prometer apoyo a Israel en su operación militar en Gaza”. Promesas que podrían tornarse realidad muy pronto, ya que los grupos parlamentarios de extrema derecha muestran un inmenso avance en las encuestas de cara a las elecciones europeas.

Un Parlamento inclinado a la derecha

El grupo Identidad y Democracia (ID), que incluye a Marine Le Pen, tiene proyectados entre 74 y 84 escaños según diversas fuentes como Europe Elects y Politico Europe. Y el grupo Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), ganará entre 80 y 86 escaños; incluye a André Ventura, líder de Chega en Portugal, a Giorgia Meloni de Hermanos de Italia, a Mateusz Morawiecki de Ley y Justicia en Polonia, y a Vox. Caracterizados por el euroescepticismo y la retórica nacionalista y conservadora, estos grupos van a tener mucho más peso en el Parlamento Europeo que en elecciones anteriores, haciendo que la balanza oscile hacia una derecha dura.

Extrema derecha

La líder de Rassemblement National, Marine Le Pen, durante su intervención en la convención política de Vox “Europa Viva 24”

La guinda en el pastel la pone Viktor Orban, el primer ministro húngaro y líder de Fidesz, que ha sido mencionado como posible aliado de los grupos ID o ECR. Prorruso y ultraconservador, se proyecta que gane escaños sustanciales, y se alinee con ID o ECR, aumentando así la influencia de estos grupos.

Se proyecta que el Parlamento Europeo, compuesto por un total de 720 escaños, se dividirá de la siguiente manera según las encuestas: el Partido Popular Europeo (EPP) podría obtener entre 173 y 183 escaños; la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) entre 134 y 147 escaños; Renovar Europa (Renew) entre 81 y 91 escaños; Identidad y Democracia (ID) entre 74 y 94 escaños; Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) entre 80 y 87 escaños; Los Verdes/Alianza Libre Europea (G/EFA) entre 43 y 56 escaños; La Izquierda (GUE/NGL) entre 35 y 51 escaños; y los No Inscritos (NI) entre 42 y 68 escaños. Según las proyecciones, la unión de los dos grupos de extrema derecha – escenificada en Madrid este fin de semana– se convertiría en la tercera potencia parlamentaria.

Una Europa menos feminista

A pesar de que cuentan con dos importantes líderes femeninas, la victoria de estos grupos es, en general, mala noticia para los defensores de la igualdad. Casi todos los líderes asistentes a Europa Viva 24 tienen un historial de medidas percibidas como antifeministas o incluso discriminatorias, filosofía que sin duda llevarán sus partidos al Parlamento Europeo.

Ejemplo de ello son las iniciativas de Marine Le Pen contra el velo islámico en espacios públicos, argumentando que el velo es un símbolo del islamismo radical y una imposición sobre las mujeres, restringiendo su libertad. Propuso multar a las mujeres que usen el velo en público, lo cual ha sido criticado por atacar específicamente a las mujeres musulmanas y limitar su derecho a vestirse según sus creencias.

Misoginia institucional

André Ventura, líder del partido Chega en Portugal, también ha lanzado medidas y comentarios que han sido duramente criticados por ser misóginos y discriminatorios. Una de sus propuestas más controvertidas fue la eliminación de los ovarios de las mujeres que abortan, medida extrema que recibió un rechazo generalizado y que finalmente fue retirada.

También Giorgia Meloni, primera ministra de Italia, ha impulsado políticas que han sido vistas como antifeministas. Su partido votó en contra de propuestas en Europa e Italia destinadas a proteger a las mujeres de la discriminación y la violencia, oponiéndose a lo que llaman “ideología de género”.

Giorgia Meloni

La primera ministra italiana Giorgia Meloni

En las regiones gobernadas por su partido, se han implementado medidas para pagar a las mujeres para que no aborten y permitir la entrada de grupos antiabortistas en las clínicas, medidas vistas como intentos de restringir el acceso al aborto y de influir en la decisión de las mujeres hasta que sea demasiado tarde para abortar legalmente. Meloni también se ha opuesto a la propuesta de la ley de ius soli, que otorgaría la ciudadanía a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia. Promueve una visión nacionalista en la que las mujeres son valoradas principalmente como madres y reproductoras de la nación.

El efecto Orban

Al Este del continente están los más conservadores. Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, implementa políticas que promueven roles familiares tradicionales, ofreciendo incentivos financieros a las familias numerosas mientras reduce el apoyo a las madres solteras. Estas políticas presionan a las mujeres a centrarse en tener hijos y en el hogar en lugar de seguir carreras profesionales. Además, su gobierno ha reducido la financiación para programas de estudios de género en las universidades, limitando la libertad académica y la discusión crítica sobre temas de género. Orbán ha sido criticado por crear un ambiente en el que las mujeres tienen menos oportunidades de alcanzar la independencia económica y profesional.

Y Mateusz Morawiecki, ex primer ministro de Polonia, aprobó una de las leyes de aborto más estrictas de Europa, que prohíbe casi todos los abortos excepto en casos de violación, incesto o riesgo para la vida de la madre. Esta ley ha sido objeto de amplias protestas y condenas internacionales por restringir severamente los derechos reproductivos de las mujeres. Además, su gobierno promueve estructuras familiares tradicionales, proporcionando apoyo financiero a las familias numerosas pero sin abordar las necesidades de las mujeres trabajadoras o madres solteras, perpetuando desigualdades de género en el ámbito laboral y familiar.

En España, Vox quiso revertir las leyes de violencia de género, argumentando que discriminan injustamente a los hombres. También se opone a las políticas de acción afirmativa diseñadas para promover la igualdad de género, mostrando una retórica que a menudo desestima los problemas específicos que enfrentan las mujeres. Critican las políticas de igualdad de género como innecesarias y promueven una visión tradicional de los roles de género, defendiendo la familia tradicional como el núcleo de la sociedad.

Milei en VIVA 24 - Política

Javier Milei durante su intervención en el VIVA 24

Y desde Argentina, su aliado Milei propuso la abolición del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, argumentando que el Estado no debería interferir en estos asuntos. Los críticos ven esto como un intento de desmantelar el apoyo institucional para los derechos de las mujeres y la igualdad de género, eliminando una plataforma crucial para abordar la violencia de género y otras formas de discriminación. Milei, conocido por sus opiniones libertarias, sostiene que el Estado debe reducir su intervención en la vida personal y que las políticas de género son una forma de control gubernamental innecesario.

TAGS DE ESTA NOTICIA