Parlamento Europeo

Le Pen se une al grupo de Orban en el Parlamento Europeo, los Patriotas por Europa

Con la integración de los ultras, Patriotas de Europa se posiciona como el tercer grupo más grande del Hemicilo, por encima de Renew Europe y los Conservadores y Reformistas (ECR) de Meloni

Francia

Marine Le Pen junto a Viktor Orban @MLP_Officiel

A pesar de haber perdido las elecciones legislativas francesas, Marine Le Pen sumó en las europeas 30 escaños, un fuerte resultado que la convierte en aliada clave para los demás grupos. Con esa cifra, ha decidido abandonar su actual grupo parlamentario, Identidad y Democracia (ID), y unirse a la nueva facción de ultraderecha, Patriotas por Europa, liderada por el primer ministro húngaro Viktor Orbán.

Esta decisión radical consolida las fuerzas de varios partidos de derecha y extrema derecha en el Parlamento Europeo, formando un bloque más grande y cohesionado para aumentar su influencia y capacidad de decisión en cuestiones nacionalistas, soberanistas y de progreso social, entre otros. Además, con la integración del Rassemblement National (RN), Patriotas por Europa se posiciona como el tercer grupo más grande del Parlamento, superando a los grupos Renew Europe y los Conservadores y Reformistas (ECR) de Giorgia Meloni.

Además, como el RN aporta 30 eurodiputados a Patriotas por Europa, es la delegación más numerosa dentro del nuevo grupo. Esta alianza permite al RN y a sus aliados tener una mayor voz en políticas clave sobre inmigración, soberanía nacional y cuestiones medioambientales. Al unirse a un grupo más grande, Le Pen espera tener una mayor capacidad de influencia y negociación para desafiar más eficazmente las políticas de la Unión Europea que consideran contrarias a sus ideales ultras.

Una nueva fuerza parlamentaria

El grupo Patriotas por Europa acaba de ser formado y de recibir el apoyo necesario para convertirse en fuerza parlamentaria oficial. Fue fundado bajo el liderazgo del primer ministro húngaro Viktor Orbán, el líder opositor checo Andrej Babiš y Herbert Kickl del Partido de la Libertad de Austria (FPÖ). Incluye eurodiputados de varios partidos de derecha y extrema derecha, como la Liga de Matteo Salvini, el Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders, Vlaams Belang de Bélgica, Chega de Portugal y el Partido Popular Danés. También se unió el viernes el partido español Vox, traicionando a Meloni.

Esto supondrá un fuerte cambio en las dinámicas del Parlamento Europeo, al convertirse en la tercera fuerza más grande, con una representación de 79 eurodiputados. Esta reconfiguración no solo aumenta la presencia de la derecha en el Parlamento, sino que también desafía directamente a las coaliciones centristas y liberales, como Renew Europe, y a grupos conservadores algo más moderados, como el ECR.

Este aumento en la representación permitirá a Patriotas por Europa tener mayor influencia en la legislación y en los debates clave sobre políticas de inmigración, soberanía nacional y medioambientales, donde podrán bloquear o modificar propuestas legislativas impulsadas por coaliciones centristas y de izquierda. Uno de sus objetivos ya declarados es revisar el Pacto Verde Europeo y promover medidas más estrictas contra la inmigración ilegal.

La formación del grupo también modificará las alianzas tradicionales y las estrategias políticas dentro del Parlamento. Las fuerzas centristas y progresistas del Partido Popular Europeo y los Socialdemócratas, que anteriormente podían contar con una mayoría más estable, ahora tendrán que buscar nuevas alianzas y compromisos para asegurar el apoyo a sus iniciativas. Con esta dinámica, tendremos un Parlamento mucho más fragmentado y polarizado, donde los acuerdos y las concesiones serán más difíciles de alcanzar. Además, la existencia de un bloque de derecha tan grande llevará sin duda a una mayor oposición organizada y concertada contra las políticas de integración europea y las iniciativas medioambientales progresistas.