¿Qué es la Autoridad Palestina? La verdad detrás del socio que busca Sánchez

Pedro Sánchez quiere alejarse de los agradecimientos de Hamás y se apoya en Autoridad Palestina para seguir con su agenda política

Pedro Sánchez, durante la comparecencia de este lunes en el Palacio de la Moncloa.

Pedro Sánchez, durante la comparecencia de este lunes en el Palacio de la Moncloa. Moncloa

En un movimiento diplomático que podría reconfigurar el equilibrio político en Oriente Próximo, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció esta semana que España reconocerá oficialmente al Estado de Palestina. Esta decisión, aunque esperada por algunos sectores, ha generado un intenso debate sobre las implicaciones políticas y sociales de tal reconocimiento. Para comprender mejor el alcance de esta medida, es esencial explorar qué es la Autoridad Palestina. Y por qué Sánchez ha decidido apoyarla, dándole la espalda a los aplausos de Hamás.

Origen y función de la Autoridad Palestina

La Autoridad Palestina fue creada en 1994 tras los Acuerdos de Oslo entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) e Israel. Este organismo se concibió como una entidad provisional encargada de la administración de los territorios palestinos hasta la creación de un Estado palestino independiente. La AP tiene jurisdicción sobre Cisjordania y Jerusalén Este, pero su influencia no se extiende a la Franja de Gaza, controlada por el grupo islamista Hamás desde 2007.

Bajo el liderazgo de Mahmud Abbás, la Autoridad Palestina ha buscado el reconocimiento internacional y la solución del conflicto palestino-israelí a través de negociaciones y mecanismos diplomáticos. Sin embargo, la AP enfrenta una serie de desafíos, incluyendo la corrupción, la falta de legitimidad y el estancamiento del proceso de paz con Israel.

Pedro Sánchez y su elección de socios

¿Qué es la Autoridad Palestina? La verdad detrás del socio que busca Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la comparecencia en el Congreso (EFE)

Pedro Sánchez ha optado por apoyar a la Autoridad Palestina. Sigue fiel a su compromiso con una solución de dos Estados como la vía más viable para la paz en la región. Esta postura se alinea con la política tradicional de la Unión Europea. La UE siempre ha abogado por negociaciones bilaterales y el reconocimiento mutuo entre Israel y Palestina.

El respaldo de Sánchez a la Autoridad Palestina también refleja un rechazo explícito a Hamás. El grupo que controla Gaza y que es considerado una organización terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos. Hamás ha mantenido una postura beligerante hacia Israel. Y ha sido responsable de numerosos ataques contra objetivos israelíes. Las relaciones entre Hamás y la AP han sido históricamente conflictivas. Todo culminó en enfrentamientos violentos en 2007 que resultaron en la división territorial y política actual entre Cisjordania y Gaza. En la actualidad, siguen en las mismas. Nada ha cambiado desde entonces.

Implicaciones internacionales

El reconocimiento del Estado de Palestina por parte de España puede tener varias repercusiones en la esfera internacional. En primer lugar, podría alentar a otros países europeos a seguir el ejemplo de España. Eso aumentaría la presión sobre Israel para que reanude las negociaciones de paz. Además, este reconocimiento fortalece la posición de la Autoridad Palestina en el escenario global. Le da mayor legitimidad en sus esfuerzos por obtener la plena membresía en organismos internacionales como las Naciones Unidas.

Por otro lado, la decisión de Pedro Sánchez también podría tensar las relaciones de España con Israel. El gobierno judío ha sido reticente a aceptar un Estado palestino. Al menos, sin antes tener garantías de seguridad y reconocimiento de su derecho a existir por parte de todos los actores palestinos, incluidos Hamás.

Desafíos internos de la Autoridad Palestina

A pesar del apoyo internacional, la Autoridad Palestina lidia con desafíos significativos. La corrupción y la falta de transparencia han erosionado la confianza de la población en el gobierno de Abbás. Además, la AP ha sido criticada por su gestión autoritaria y la represión de disidentes. Lo que ha avivado el descontento social y ha debilitado su base de apoyo interno.

El estancamiento en las negociaciones de paz y la expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania han exacerbado las dificultades de la Autoridad Palestina para lograr avances concretos hacia la creación de un Estado palestino viable. La crisis de legitimidad interna y la división política con Hamás complican aún más la capacidad de la AP para gobernar de manera efectiva y representar a todos los palestinos.

TAGS DE ESTA NOTICIA