atentado

Estado Islámico reivindica el atentado en el que murieron tres turistas españoles

Los otros dos españoles que resultaron ilesos en el ataque de Bamiyán ya se encuentran fuera de Afganistán

La farmacia Les Arenes de Terrasa ha perdido de manera trágica a su titular, Elena Schroeder

La farmacia Les Arenes de Terrasa ha perdido de manera trágica a su titular, Elena Schroeder Instagran

La farmacia Les Arenes de Terrassa publicó este domingo un discreto mensaje en sus redes sociales para comunicar que no ha llegado todavía el momento de volver a levantar la persiana: “Por motivos familiares, la farmacia permanecerá cerrada este lunes 20. Gracias por su comprensión y apoyo incondicional”. El establecimiento ha perdido de forma absolutamente trágica a su titular, Elena Schröder Vilar (31 años), que falleció el pasado viernes junto a su madre, la también farmacéutica Susana Vilar (65 años), en un tiroteo en un mercado de la ciudad de Bamiyán (Afganistán) a manos de Estado Islámico, que reivindicó este mismo domingo el atentado.

El atentado de Estado Islámico se cobró un total de seis vidas, tres de ellas españolas (las dos farmacéuticas mencionadas y Ramon Bellmas, exdirectivo de 72 años de una empresa química y pareja de Susana). La organización no dudó en dar cuenta de su acción terrorista dirigida contra “turistas cristianos y sus acompañantes”. En su comunicado subrayaron que Bamiyán es un “importante destino para infieles” por sus estatuas de Buda.

“Combatientes de Estado Islámico atacaron un autobús turístico para ciudadanos de la coalición que recorría la ciudad. Los combatientes tenían como como objetivo a los turistas cristianos y a sus acompañantes“, explicó la agencia de noticias Amaq, afín a la organización yihadista.

Los atacantes emplearon ametralladoras con las que alcanzaron “a siete cristianos y a unos cinco chiíes hazaras”, ha explicado la agencia de noticias, que destacó que entre los heridos hubiera ciudadanos de España, Noruega, Australia y Lituania.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, condenó el atentado de Estado Islámico al poco de admitir su autoría y comprometió su trabajo “contra el Daesh” para que “estos crímenes no queden impunes”. Por otra parte, informó de que los dos españoles que resultaron ilesos en el ataque de Bamiyán ya se encuentran fuera de Afganistán y que “sigue en marcha” la operación para repatriar al resto de víctimas españolas.

El mortal tiroteo ha acabado con la vida de dos farmacéuticas que podían sentirse orgullosas de ocupar con todo merecimiento su pequeño lugar en la historia como pioneras. La madre, Susana Vilar Bühler, era propietaria de la farmacia Estación de Sants en Barcelona, y la hija fallecida, Elena Schröder Vilar, era titular de la Farmacia Les Arenes en Terrassa. La Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (Fefac) las recordó como dos avanzadas.

La reacción de Elena y su hermana María

“La Farmacia estación de Sants destacó especialmente al salvar la primera vida en el marco de la campaña ‘La farmacia, el corazón del barrio’, una iniciativa pionera en España para instalar desfibriladores en las farmacias. La reacción inmediata de las hermanas Elena y María Schröder, pocas horas después de instalar el desfibrilador, salvó la primera de muchas vidas”, recordó cariñosamente la Fefac.

Las dos farmacéuticas abatidas por el Estado Islámico eran socias de Fefac y, según la federación, participaron siempre con entusiasmo y profesionalidad en sus iniciativas y actividades.