elecciones catalanas

Junqueras y Rovira imponen a ERC distanciarse del PSOE

Toman el control total tras la salida de Aragonés y descartan investir a Illa. Colocarán en una segunda línea a los dirigentes del partido que han gobernado la Generalitat

Pere Aragonès anunció ayer, lunes, que abandona la primera línea política

Pere Aragonès anunció ayer, lunes, que abandona la primera línea política Efe / Kiloycuarto

La dirección de ERC comenzó a digerir los resultados de las elecciones catalanas bastante antes del domingo de la votación. Manejaban los republicanos encuestas desoladoras para sus intereses desde varios días antes, así que el presidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, tuvo tiempo de meditar su adiós previamente a la noche electoral. De la misma manera, el presidente de ERC y la secretaria general, Oriol Junqueras y Marta Rovira, también tuvieron margen para pensar en qué hacer una vez se consumara la debacle.

Esquerra ha ejecutado su primer movimiento con gran velocidad: Aragonès no recogerá el acta de diputado y dejará la primera línea política. “El resultado ha sido tan malo (de 33 a 20 diputados en el Parlament) que en cierta manera facilita algunas decisiones. Y Aragonès ha actuado de forma muy rápida y muy elegante”, dicen en ERC, conscientes de que el partido necesita una sacudida para recuperarse en el futuro.

El resultado de las elecciones sirvió una única posibilidad de mayoría estable, la de un tripartito de izquierdas entre PSC, ERC y Comuns. Pero los republicanos se están apresurando a separarse de los socialistas a la vista de cómo les ha ido en las urnas tras varios años siendo la muleta más fiable de Pedro Sánchez. “Ni vamos a facilitar la investidura de Salvador Illa ni vamos a entrar en un Govern del PSC. Este PSC no es el PSC de Pasqual Maragall; ni compartimos su modelo económico ni el social“, comentan fuentes de Esquerra, deseosa de poner tierra de por medio con los socialistas.

Una relación muy distinta

Tampoco tiene ningunas ganas la dirección de ERC de dar cuerda a la relación con Sánchez a nivel nacional. “En la medida de lo posible hay que simplificar las cosas. Si en el Congreso hay alguna votación que verdaderamente mejora la vida de los catalanes, pues colaboraremos. No se trata de meternos en un caparazón. Pero la relación tiene que ser muy distinta“, avanzan en la sala de máquinas.

La sensación de ERC es que ya ha realizado los movimientos de urgencia que imponía su pobre resultado electoral y que ahora es turno para PSC y Junts, ambos decididos a conseguir la presidencia de la Generalitat.  Entretanto, Esquerra aprovechará para recolocarse a nivel interno. Había dos almas hasta ahora en la familia republicana: la del Govern y la del partido. Ahora solo hay una y, por tanto, Junqueras y Rovira van a recuperar todo el protagonismo que habían cedido a dirigentes como Laurà Vilagrà (vicepresidenta de la Generalitat en funciones).

La dirección de ERC, por tanto, asumirá todo el peso político y tanto las decisiones como la estrategia y las negociaciones pasarán por el círculo más pegado a Junqueras y Rovira. Es decir, que las figuras de la secretaria general adjunta, Marta Vilalta, y la del presidente del consejo nacional de Esquerra, Josep Maria Jové, serán cruciales.

El rencor con Junts

De todo ello se desprende otra conclusión a nivel estratégico y es que no es, ni mucho menos, el momento de ponerse del lado de Junts después de sufrir dos años de “acoso y derribo” por su parte. Abandonaron los consellers de Junts el Govern, recuerdan en ERC, “con total deslealtad” y no están los republicanos dispuestos a ser ahora los mayordomos de Carles Puigdemont en su inverosímil estrategia de convertirse en presidente de la Generalitat.

Así que lo que toca, según la dirección de ERC, es ver hasta dónde llegan las conversaciones entre PSC y Junts y si ambos están dispuestos a llegar al precipicio de una repetición electoral. “Si llegamos a eso pues habrá que ver en qué situación está cada uno y cuáles son sus expectativas. Hoy es demasiado pronto. Hoy es el funeral de Aragonès”, dicen en Esquerra, sin mucho duelo.

TAGS DE ESTA NOTICIA