“Si España quiere seguir liderando el sector del automóvil, tiene que colaborar con China”

Fundadora de China Club, está volcada en impulsar las relaciones comerciales entre ambos países en plena disputa por los aranceles de la UE a los coches eléctricos

Margaret Chen, fundadora de China Club.

Margaret Chen, fundadora de China Club. Cano.

Margaret Chen fue reconocida en 2021 como una de las cien personas chinas más influyentes a nivel internacional. Sin duda lo es en España. Aquí lleva afincada más de dos décadas y ha sido el país en el que esta ingeniera en Ciencias de la Computación y Comercio Internacional por la Universidad de Shanghái ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Fundadora en 2010 de China Club, una asociación que tiene como misión poner en valor el talento chino en España, Chen está volcada en impulsar las relaciones comerciales entre ambos países desde el conocimiento de ambas culturas.

En una entrevista con Artículo14, Margaret Chen repasa su trayectoria profesional y cómo ha vivido como mujer, además extranjera, un entorno muy masculinizado como el tecnológico y su visión de las relaciones comerciales con el gigante asiático, en un momento en el que la disputa comercial en relación a los coches eléctricos entre la Unión Europea y China ha subido de tono.

Bruselas ha anunciado que impondrá aranceles (hasta el 38,1%) a los vehículos chinos. España es el segundo fabricante de automóviles de la UE  -el primero si se consideran solo los vehículos industriales-, una actividad que mueve 1,8 millones de empleos. En cuanto a componentes, es el cuarto productor europeo, con unas ventas de 25.140 millones en 2023, según datos de Sernauto.

“Si España quiere seguir liderando este sector, tiene que colaborar con China que hoy es el primer fabricante de vehículos eléctricos, exceptuando Tesla”, asegura Chen, que reconoce que todos los países tienen derecho a proteger su producción local hasta un cierto nivel, pero que en el caso de la producción española de componentes de automoción ambos países son complementarios.

Transformación

Margaret Chen destaca la apuesta de su país natal por la innovación y la tecnología como motor de crecimiento en las últimas décadas. “Tecnológicamente, China ha resuelto cuestiones que otros países tardarán mucho en desarrollar. Yo creo en este ámbito hay que sumar en lugar de restar”, subraya. En este sentido, menciona como ejemplos -además de las baterías (eléctricas y de hidrógeno)- el tren de hidrógeno, el desarrollo de las redes 5G a través de Huawei o los móviles de quinta generación.

“China se está transformando de una estructura comunista a un sistema que definen de ‘mercado’, que vendría a ser algo así como un sistema socialista evolucionado hacia empresas autosuficientes y rentables. Y una parte, la ha aprendido del modelo europeo que es un sistema responsable con las personas“, explica Chen. Por ejemplo, en esta transición y para dejar paso a los jóvenes, el país asiático está jubilando a las hombres a los 60 años y a las mujeres, a los 55 años. Este es un modelo más proteccionista que el americano donde -como recuerda- prácticamente no existe cobertura social.

En paralelo, la globalización ha promovido terceras e, incluso, cuartas generaciones de personas chinas fuera de sus fronteras. Y aquí, Chen aprecia un cambio en la cultura del esfuerzo y la competitividad que hasta ahora ha marcado a sus ciudadanos. Y que en su caso ha funcionado a lo largo de toda su carrera. “Como profesional, siempre he apostado por estar bien preparada, actualizarme y entender el propósito a conseguir. Quizás he tenido que demostrarlo más al ser mujer y, encima, extranjera”, admite.

Margaret Chen durante la entrevista con Artículo14.

Margaret Chen durante la entrevista con Artículo14.

Trayectoria

Chen llegó a España en 1993 en plena crisis económica. Tras una breve experiencia, en 1996 entró en Telefónica, que por aquel entonces contaba con aún con pocas mujeres en puestos técnicos. De primera mano, vivió la transformación del sector, desde los primeros servicios de Internet a las nuevas redes de banda ancha, hasta que en 2009 el acuerdo con la operadora china Unicom cambió su día a día.

Margaret se convirtió en la ’embajadora’ de la compañía con un puesto en el área de Presidencia, que le abrió las puertas a una nueva visión estratégica complementaria a la más técnica y operativa donde había estado centrada. En este nuevo desafío, siguió aplicando su receta “demostrar por la vía de los hechos la consecución de los objetivos propuestos”.

No he sentido una barrera importante por ser mujer. Siempre he estado preparada para aceptar retos”, explica Chen, que como anécdota comenta que en los primeros años en los que las mujeres accedían a puestos directivos en la compañía su talante era muy masculino -por ejemplo, decían muchas palabrotas-, algo que sin duda ahora ha cambiado.

En su caso, cree que el logro de sus objetivos le hubiera resultado más fácil en China que en España, ya que desde las reformas de 1949 el Gobierno chino apostó por la promoción de la mujer con una visión 50/50. “No me gustan las mujeres agresivas, lo importante es la inteligencia y la profesionalidad, esforzándote día a día”, afirma Chen.

Y esta cultura es la que impregna China Club, una asociación de profesionales que se financia con sus propios recursos y que ya cuenta con 200 miembros -el 85% mujeres-, con la misión de dar a visibilidad a los profesionales chinos y fortalecer las relaciones entre China y España. “No es que sea una asociación femenina, es que ellas tienen más inquietudes”, admite su fundadora y actualmente presidenta de honor. Le ha cogido el testigo Estela Li, que tiene una posición sénior en KMPG.

En 2017, Chen lanzó la consultora Optimus Horizon, a través de la cual busca identificar oportunidades entre ambos países con una visión multisectorial. Con su habilidad y conocimiento de las relaciones comerciales entre China y España, su visión por anticipar los retos futuros, quién sabe si Margaret Chen podría estar llamada seguir tendiendo puentes y ejercer su influencia en ambos países en el conflicto del sector del automóvil.

TAGS DE ESTA NOTICIA