Perfil

Silvia Orriols, la ausente del debate que le roba a Junts su votante más derechista

A través de una virulenta estrategia diseñada por el primo de Pere Aragonès, la política catalana podría hacer tambalear a partidos como Junts o la CUP en las elecciones catalanas

La líder de Aliança Catalana, alcaldesa de Ripoll y cabeza de lista del partido por Girona a la presidencia de la Generalitat, Sílvia Orriols

La líder de Aliança Catalana, alcaldesa de Ripoll y cabeza de lista del partido por Girona a la presidencia de la Generalitat, Sílvia Orriols Efe

‘En algún lugar de Cataluña, de cuyo nombre no quiero acordarme’ sería la frase que Silvia Orriols podría utilizar para describir su vida política al principio de los 2000. Una época en la que el Gobierno de Cataluña, con la firma del pacto de Tinell, estaba a punto de rencontrarse con un presidente de izquierdas tras algo más de dos décadas. Una época que para la joven Orriols también supuso un significativo cambio.

Lejos de cualquier foco, mientras estudiaba biblioteconomía y documentación, formaba parte, al igual que otros tantos miles de personas, de las juventudes de ERC. Una filiación que se reflejó en un carnet naranja protagonizado por la silueta de los Països Catalans, un número de afiliada y su nombre.

Carnet de afiliada a las juventudes de ERC de Silvia Orriols. Artículo14

Pero aquella hermandad, que para Orriols supuso una “equivocación”, terminó en algún momento antes de 2004 -pues su datación concreta es aún desconocida-, cambiando para sí el sentido de la transformación que vivió la política catalana con la salida de Jordi Pujol. Fue entonces cuando ERC y sus postulados quedaron a un margen ya intransitable para la actual líder de Aliança Catalana.

Para 2004, Orriols, una vicense de 20 años, ya estaba integrada en una primera lista electoral. Su nombre encabezó la lista de Estat Catalá para los comicios europeos de aquel año.

Hasta 2017, una brecha temporal separó aquellos años de primer contacto político con su devenir más conocido. Este fue un año clave en la conformación de la que muchos temen, para mal principalmente, el próximo 12 de mayo. Desde la perspectiva de Orriols, fue importante por dos cuestiones: los atentados islamistas de Barcelona y Cambrills y la DUI -Declaración Unilateral de Independencia-.

Cabe recordar que Ripoll (Girona) fue el lugar donde los salafistas cavilaron sobre los atentados. Un hecho que cambió por completo a aquel pueblo fronterizo con la provincia barcelonesa.

Y con respecto a la segunda cuestión, fue a raíz del referéndum de independencia (1-O) cuando empezó a participar activamente en las protestas de su municipio contra la aplicación del artículo 155, captando protagonismo paulatinamente.

Para 2019, Orriols ya era concejal en su ayuntamiento. De hecho, fue la única representante del partido al cual representaba, Front Nacional. Pese a ello, escasos ocho meses después abandonó la formación y continuó en el consistorio como concejal no adscrita. Un movimiento que le permitió fraguar la suya propia, Aliança Catalana, y tenerla lista en julio de ese mismo año.

2023: el año que hizo a Orriols

Los saltos en la vida de la ‘estremecedora’ política marcan la pauta al relatar su biografía, que mediáticamente se empezó a escribir tras los comicios municipales de 2023. Entonces, Aliança Catalana consiguió seis concejales en el consistorio gerundense. Tras las elecciones, su formación quedó aislada, pero rápidamente fue ignorada por las demás salvo una.

Aquel cómplice que encontró para convertirse en alcaldesa fue Junts. Si bien en un principio la formación de Carles Puigdemont planteó unirse a ese cordón sanitario junto al PSC, la CUP o ERC, finalmente dejaron que la líder del partido más votado gobernara. Pues al no apoyar a la candidata republicana, no se formó una mayoría alternativa a Orriols, algo que la permitió gobernar en minoría por ser su lista la más votada.

La consecución de aquella alcaldía la llevó, empezando en junio, a ser una frecuente invitada en 8TV, donde, en uno de sus espacios, la expolítica Pilar Rahola se convirtió en su prescriptora mediática.

A raíz de ello, la popularidad de la formación y de su líder mutaron en un fenómeno social a través de Instagram y especialmente a través de Tik Tok, que se transformó no ya en una vía sino en una autopista para conectar con la población joven. Un discurso radical separatista, encabezado por el rechazo al islam y a la inmigración irregular, de apellidos supremacista y populista, fueron y son sus activos políticos. Unos fundamentos que calan de forma importante entre los catalanoparlantes, mancebos y en el interior de Cataluña.

Todo ello acompañado de un descontento hacia los llamados partidos “procesistas” -Junts, ERC y CUP-, que no han conseguido la “independencia” que vinieron prometiendo desde 2014.

Pero el relato llega al presente. Un tiempo que precisamente Junts teme, pues Orriols es ahora un problema debido a que se alimenta de un espurio electorado de los neoconvergentes -votantes antinmigración y radicalmente independentistas-, cuyas encuestas internas la auguran entre seis y ocho diputados en el Parlament.

Además de que la formación de Puigdemont recela, también lo hace la CUP, que ve como sus electores podrían elegir a Aliança Catalana por el tono y el fondo de su discurso separatista.

El primo de Aragonès y un marroquí entre su equipo

Orriols es la cara visible del proyecto. ¿Pero quién está detrás de la excéntrica política? Como principal figura sobresale Jordi Aragonès, el ideólogo. Además de ser el primo de Pere Aragonès, este historiador y profesor de secundaria oriundo de Pineda del Mar, cuenta con buenas relaciones entre la clase empresarial de Barcelona.

El ideólogo de Aliança Catalana, Jordi Aragonès. Artículo14

Otra de las ‘cabezas pensantes’ es Sergi Maraña Ramírez, el director de comunicación. Este periodista y antiguo dirigente de la Assemblea Nacional Catalana, conocido por ser tertuliano de 8TV y de TV3, se conforma como uno de los pilares principales en la viralización de Orriols y de su proyecto político.

Detrás de la línea principal se vislumbran los rostros de Anthony Sánchez y Brahim Yaabed. El primero, natural de Sabadell, que se declara de “izquierdas” y “nacionalista”, fue el presidente y fundador de Joves de Junts junto a Mariona Rull, sobrina de Josep Rull.

Por su parte, Yaabed es un marroquí residente en Barcelona, que se ha convertido en uno de los principales prescriptores de Aliança Catalana y presume de su buena relación con la líder de la formación. Como añadido, descalifica a los inmigrantes musulmanes irregulares.