Síndrome del impostor o por qué las mujeres triunfadoras se creen un fraude

El síndrome del impostor no es ajeno al género femenino. De hecho, las mujeres triunfadoras adolecen de este grave problema psicológico

Síndrome del impostor - Sociedad

Una mujer con problemas de salud mental (Licencia Unsplash)

El éxito profesional y personal no solo depende de lo que piensen los demás, sino también de lo que siente uno mismo. A menudo nos encontramos con individuos excepcionales cuyos logros parecen eclipsados por una duda constante sobre su propio valor y competencia. Este fenómeno, conocido como el síndrome del impostor, es una experiencia desafiante y desgarradora que afecta a muchas personas. Especialmente (y con mayor frecuencia) a las mujeres triunfadoras.

¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor es un estado psicológico en el que una persona, a pesar de sus logros y habilidades evidentes, tiene una persistente sensación de ser un fraude o un impostor. A menudo, las personas que experimentan este síndrome tienen dificultades para aceptar su éxito y tienden a atribuirlo a factores externos, como la suerte o el engaño, en lugar de reconocer sus propias habilidades y méritos.

Este fenómeno fue descrito por primera vez en la década de 1970 por las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes, quienes observaron este patrón de comportamiento en mujeres exitosas en el ámbito profesional. Sin embargo, con el tiempo se ha reconocido que el síndrome del impostor puede afectar a personas de todos los géneros y ámbitos de la vida. Aunque son las mujeres la que lo sufren con más regularidad.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del impostor?

Los síntomas del síndrome del impostor

Este problema de salud mental puede ser devastador (EFE)

Los síntomas del síndrome del impostor pueden manifestarse de diversas formas y pueden variar en intensidad de una persona a otra. Algunos de los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Dudas constantes: Las personas que experimentan el síndrome del impostor suelen tener una «autoduda» constante sobre sus habilidades y logros. A menudo se sienten inseguras e incapaces de aceptar el reconocimiento o el elogio por su trabajo.
  • Miedo al fracaso: El miedo al fracaso es una preocupación persistente para aquellos que sufren del síndrome del impostor. A menudo temen que eventualmente serán descubiertos como un fraude y que su éxito se desvanecerá.
  • Perfeccionismo extremo: El perfeccionismo extremo es otro síntoma común del síndrome del impostor. Las personas afectadas tienden a establecer estándares imposiblemente altos para sí mismas y se sienten abrumadas por el temor de cometer errores o no estar a la altura de las expectativas.
  • Atribución del éxito a factores externos: Las personas con síndrome del impostor a menudo tienden a atribuir su éxito a factores externos, como la suerte o las circunstancias, en lugar de reconocer sus propias habilidades y esfuerzos.

¿Por qué afecta más a las mujeres que a los hombres?

Taylor Swift - Cultura

Taylor Swift posa ante los medios de comunicación en una alfombra roja (EFE)

Si bien el síndrome del impostor puede afectar a personas de todos los géneros, estudios y observaciones han sugerido que las mujeres, especialmente aquellas que alcanzan el éxito en campos dominados por hombres, son más propensas a experimentar este fenómeno. Hay varias razones posibles detrás de esta disparidad:

  • Expectativas sociales: Las expectativas sociales y culturales pueden influir en la forma en que las mujeres perciben su propio éxito y habilidades. Las mujeres son a menudo criadas con estándares más altos de modestia y humildad. Esto es lo que puede hacer que se sientan incómodas al aceptar el reconocimiento por sus logros.
  • Sesgo de género: El sesgo de género en el lugar de trabajo y en la sociedad en general puede contribuir al síndrome del impostor en mujeres. El hecho de estar poco representadas en ciertos campos profesionales puede llevar a las mujeres a cuestionar su legitimidad y competencia. Sobre todo en comparación con sus colegas masculinos.
  • Percepción del éxito: La forma en que se percibe el éxito también puede influir en la experiencia del síndrome del impostor. Las mujeres pueden sentir que tienen que trabajar más duro que los hombres para ser tomadas en serio. Y pueden temer que cualquier error o fracaso confirme estereotipos negativos sobre su género.

Desde luego, el síndrome del impostor es un fenómeno complejo que afecta a personas de todos los ámbitos de la vida. Pero parece tener un impacto particularmente fuerte en las mujeres triunfadoras. Reconocer y abordar este fenómeno es crucial para ayudar a las personas a superar las dudas y los miedos. Y también a alcanzar su máximo potencial, independientemente de su género.

TAGS DE ESTA NOTICIA