Guerra en Gaza

Las madres de los rehenes exigen un acuerdo para su liberación

En la víspera del memorial anual en memoria de las víctimas de las guerras y atentados terroristas, el Foro de Familias recordó a los 38 asesinados cuyos cuerpos siguen en manos de Hamás

Protestas en Tel Aviv

Familiares de los rehenes de Hamás que continúan secuestrados en Gaza protestan en Tel Aviv Efe

El Yom Hazikaron, memorial anual en recuerdo a las víctimas de guerras y atentados terroristas en Israel, es una jornada solemne y triste. En cementerios y plazas, se recuerda a los miles de caídos desde la fundación del estado judío. No obstante, la tristeza se apaga al atardecer para dar paso al Yom Ha’atzmaut, el día de la independencia, que este lunes 13 de mayo marcará el 76 aniversario del país. En tiempos normales, las lágrimas se secan para dar paso a la euforia colectiva, pero este año muchos sienten que no hay nada a celebrar.

Días antes del memorial nacional a los caídos de este domingo, el Foro de Familias de rehenes cautivos en Gaza convocó una vigilia en Jerusalén, donde se recordó a los israelíes fallecidos, cuyas muertes fueron certificadas por las autoridades y sus cuerpos siguen en manos de Hamás. En una simbólica procesión con féretros vacíos que llegó hasta las puertas del Parlamento, recitaron plegarias y encendieron velas. Reclamaron que “sin el retorno de nuestros seres queridos para ser enterrados, el estado de Israel no podrá pasar el duelo y recuperarse”.

Una tregua que permita la liberación

Tras el enésimo fracaso de las negociaciones para lograr una tregua en Gaza que permita la liberación de los 133 rehenes israelíes, sus familiares ya no rehúyen criticar al Gobierno hebreo. Mientras ellos recuerdan que no hay un “precio demasiado alto” para el retorno de sus seres queridos, Benjamin Netanyahu rechazó el último visto bueno emitido por Hamás, que habría aceptado los términos del acuerdo mediado por Qatar, Egipto y Estados Unidos. Para el primer ministro israelí, detener la guerra ahora alejaría la “victoria total” que promete, aunque a la práctica las tropas israelíes ya se retiraron de casi todo el territorio gazatí y efectivos de Hamás están retomando el control de zonas urbanas.

Hagit y Ruby

Hagit Chen, junto a su marido, Ruby

“Itay fue abandonado el 7 de octubre, y yo, como madre, fui abandonado con él. No basta con que mataran a mi hijo. También lo secuestraron, y el estado de Israel no está haciendo todo lo que está en su poder para retornarlo. Itay no tiene lugar donde descansar”, lamentó emocionada Hagit Chen, que junto a su marido Ruby portaban camisetas negras con el rostro de su difunto hijo. La madre reconoció que “no puedo seguir adelante con mi vida sin el retorno de Itay, el estado no ha cumplido su compromiso conmigo”.

“Se agotó el tiempo”

Junto a ella, Ruby exclamó que “para nosotros también se agotó el tiempo”, e insistió en que “hay una ventana de oportunidad también para nosotros, para que nuestros seres queridos vuelvan”. En una apelación directa a Netanyahu, le recordó que su hermano Yoni, fallecido durante una operación de rescate de rehenes israelíes en el aeropuerto de Entebbe (Uganda) en 1976, pudo ser enterrado y recordado dignamente. “Bibi, tú tienes una tumba dónde ir cada año en Yom Hazikaron. Te demandamos lo mismo, para poder continuar con el siguiente capítulo de nuestras tristes vidas”.

Caídos en Gaza

Féretros vacíos por los cadáveres que continúan en Gaza

Para Gal Goren, hija de Maya Goren y Avner Goren, asesinados durante la matanza islamista, nadie merece pasar por este calvario. “Mamá, tú y el resto de los rehenes, que no sois culpables de nada, pagasteis el precio más alto por el abandono y el fallo. Fuisteis secuestrados, asesinados, y no pudisteis ser enterrados”, afirmó. Desde el Foro de Familias condenan que Hamas utiliza a sus seres queridos como moneda de cambio, un modus operandi que no excluye a ancianos o menores. Kfir Bibas, el israelí más joven capturado, cumplió su primer aniversario en algún túnel gazatí.

Sin un sitio donde llorar

Hanna Cohen, tía de la difunta Inbar Heiman, incidió en el abandono que sienten. “Inbar fue secuestrada y asesinada en territorio de Israel, que la abandonó a ella y al resto de rehenes. Su cuerpo sigue en Gaza, y sigue sin una tumba. No tenemos donde ir, donde llorar, donde encender una vela o poner una flor”, protestó. Y recordó: “Honrar a los muertos es uno de los mandamientos más importantes. Devolvedlos a todos”.

Si bien Aharon Aliva, el jefe de la inteligencia militar del Ejército israelí, dimitió tras asumir responsabilidad por los fallos que facilitaron el asalto de Hamás, ningún dirigente político ni ningún otro cargo militar ha renunciado. Analistas hebreos consideran que Netanyahu y el liderazgo del Ejército buscan lograr algún logro significativo en la guerra -como liquidar a Yihie Sinwar, líder de Hamás– para encubrir el fracaso y evitar asumir responsabilidades.

“Israel debe traer a Uriel”

Dan Anteby, padrastro del asesinado Uriel Baruch, afirmó en el memorial que “grito desde lo más profundo de mi corazón. El Gobierno de Israel debe hacer lo imposible para traer a Uriel y al resto para ser enterrados. Se lo merece, él y el resto de los rehenes”. Y concluyó: “Uriel, perdóname por no haberte protegido, lamento que sigas allá abandonado”.

Hamás anuncia la muerte de otro rehén

Precisamente este sábado, Hamás anunció a través de un vídeo la muerte de otro rehén. Naday Popplewell, con nacionalidad británica e israelí, fue secuestrado el 7-O en el kibutz Nirim.

De acuerdo con Hamás, Popplewell fue herido hace un mes. En las imágenes, sin fechar, aparece con un ojo morado. Según sus captores, ha muerto este sábado a causa de las heridas sufridas hace un mes en un bombardeo israelí.

En la víspera del Yom Hazikaron, el Foro de Familias convocó otro acto en Tel Aviv, donde recordaron que “el tiempo se agotó para los rehenes muertos. Necesitamos un acuerdo que nos permita enterrar a los fallecidos, y rehabilitar a los vivos”.

TAGS DE ESTA NOTICIA