Así es el purple drank, el peligroso jarabe que ha llegado a los botellones de Madrid

El purple drank está causando estragos en los botellones madrileños. Un jarabe que parece inofensivo, pero que conlleva muchos riesgos

Purple drank - Sociedad

Un vaso de purple drank preparado para su consumo HA

Durante las últimas semanas, las autoridades y los servicios de salud de Madrid han lanzado una alerta sobre una nueva y peligrosa tendencia que ha irrumpido en los botellones de la ciudad. Se trata del purple drank. También conocido como “lean”, este jarabe se está convirtiendo rápidamente en la sustancia de moda entre los jóvenes madrileños, generando una preocupante ola de adicción y problemas de salud.

El purple drank, cuyo origen se remonta a la cultura hip-hop del sur de Estados Unidos, es una mezcla de jarabe para la tos con codeína y prometazina, refresco de limón-lima y caramelos duros, a menudo de uva, que le dan su característico color púrpura. Esta combinación, aunque parece inofensiva, es en realidad una droga muy potente y peligrosa debido a sus efectos en el cuerpo.

Un cóctel mortal

La codeína, un opioide utilizado para aliviar el dolor y la tos, es el principal ingrediente activo del purple drank. Al ser metabolizada por el cuerpo, se convierte en morfina, una sustancia que deprime el sistema nervioso central. La prometazina, por su parte, es un antihistamínico que potencia los efectos de la codeína y puede causar somnolencia extrema. Esta combinación de sustancias genera una sensación de relajación y euforia que puede resultar muy atractiva para los jóvenes en busca de nuevas experiencias.

Sin embargo, el consumo de purple drank no está exento de riesgos. Los efectos secundarios pueden ser devastadores: desde mareos, náuseas y vómitos hasta problemas respiratorios graves. En dosis elevadas, el jarabe puede causar una depresión respiratoria severa, llevando al consumidor a un estado de inconsciencia e incluso a la muerte. Además, el uso continuado de esta droga puede generar una fuerte dependencia física y psicológica, similar a la de otros opioides como la heroína.

Purple drank, un fenómeno en expansión

Lo que comenzó como una moda en los barrios más desfavorecidos de Houston (Texas) ha encontrado su camino hacia las fiestas clandestinas y los botellones de Madrid. Las redes sociales han jugado un papel crucial en la difusión de esta tendencia, con vídeos y fotos de jóvenes consumiendo purple drank que se vuelven virales en cuestión de horas. La música urbana también ha contribuido a normalizar y popularizar esta peligrosa práctica.

El fácil acceso a los ingredientes del purple drank es otro factor que ha facilitado su expansión. El jarabe para la tos con codeína se puede adquirir con relativa facilidad en farmacias, a menudo con recetas falsificadas o de forma ilegal. Los otros componentes, como el refresco y los caramelos, están disponibles en cualquier tienda de barrio, lo que hace que la preparación de la mezcla sea sencilla y accesible para casi cualquier persona.

Respuestas y desafíos ante la extensión de las drogas

Ante la creciente preocupación por el uso de purple drank, las autoridades sanitarias y policiales de Madrid han intensificado sus esfuerzos para combatir esta peligrosa tendencia. Sin embargo, la lucha contra las drogas presenta numerosos desafíos. La naturaleza clandestina de los botellones y la facilidad con la que se pueden obtener los ingredientes dificultan la labor de las autoridades. Además, la percepción de que el purple drank es menos peligroso que otras drogas, debido a su apariencia de bebida inocua, complica la tarea de disuadir a los jóvenes de su consumo.

Frente a esta alarmante situación, es fundamental el papel de la sociedad en su conjunto. Padres, educadores y profesionales de la salud deben trabajar conjuntamente para ofrecer información veraz y clara sobre los riesgos del purple drank. Es esencial fomentar un entorno en el que los jóvenes se sientan apoyados y comprendidos. Y donde puedan encontrar alternativas saludables y seguras para divertirse y socializar.

La llegada del purple drank a los botellones de Madrid es un recordatorio de los constantes desafíos que enfrentamos en la lucha contra las drogas. Solo mediante un esfuerzo colectivo y sostenido podremos proteger a nuestra juventud de los peligros que acechan en cada esquina, disfrazados de atractivas pero mortales modas pasajeras.

TAGS DE ESTA NOTICIA